29 de maig 2020

Sor Juana Dolores en las Nubes


En las personas muy ideológicas hay una rara voluntad de santidad. Lo he visto en los creyentes de cualquier religión, de cualquier creencia esotérica, de cualquier fe en lo sublime más allá del mundo material. Incluso en los bebedores compulsivos. Pero también en las personas muy politizadas. Algún autor dice justamente eso, que el mayor drama del ser humano es no poder alcanzar la santidad. Se trata de un autor existencialista, claro. Diría que tanto en el comunismo como en falangismo, por poner dos ejemplos, hubo grandes ejemplos de ese deseo. (Y también los hubo de todo lo contrario, por supuesto).

El deseo de pureza nos ataca siempre y a todos. A unos les dura más tiempo, otros se vacunan enseguida y lo viven como un achaque pasajero y otros soslayan el asunto desde el principio: a veces es el deseo quien se interpone, otras la codicia, otras la pereza. Mi padre vivió una etapa muy politizada en su juventud. Tanto fue así que una vez se le acercó una mujer con intenciones eróticas y él la apartó de su vida con ese argumento: estoy enamorado de mi causa, y mi causa me exige fidelidad y entrega. No voy a revelar cuál era su causa en aquélla época, eso qué más da: mi padre murió hace quince años y su causa se la apropiaron otros. No queda nada. Todo se lo llevó el tiempo en sucesivas oleadas de nada y de dolor, de olvido, de lluvia.

El otro día reviví esos asuntos leyendo la entrevista a una joven poeta nacida hace 28 años en el Prat de Llobregat, provincia de Barcelona. La entrevista se publicó en un medio digital que se titula "Núvol". Creo que pronto volverá a existir en papel, pero los papeles que se acumulan en mi piso me previenen. Papeles, polvo, esos insectos comedores de papel y de polvo que conocemos como "pececillos de plata" jamás han sido suficientes para terminar con eso. Compro libros, emborrono papeles, acumulo papeles. La poeta, cuyo nombre es un metafísico Juana Dolores, me llevó a vislumbrar ese deseo de pureza tan raro que une a los artistas locos con los derviches y los eremitas. Juana Dolores se pierde por argumentaciones políticas en donde aparecen, mezcladas, mujeres inmigrantes arrodilladas en el suelo limpiando casas de familias pudientes, patrias medievales y atormentadas, el oficio excelso de la poesía, el comunismo en sus distintas versiones (des del comunismo libertario hasta el pragmático). Hay un deje religioso que me conmueve. Me conmueve porqué lo siento como un sueño perdido, un ideal arcádico que alguna vez vi como en el duermevela. No sé como fue, pero mi mente me llevó a dos nombres: Tristan Tzara y Arthur Cravan. Pero, inesperadamente también, poco más tarde, a Rafael Sánchez Ferlosio y a Emmanuel Carrère. Poetas, locos, idealistas. Carrère busca a Dios, luego se aleja de él, luego intenta comprenderlo a través de los textos de los santos, transita por el misterio de la piedad y la oración. Se distancia, se acerca. Como las olas.

En Cataluña existe una agrupación política llamada "CUP" que se acerca al comunismo (a una cierta versión de él, de índole libertaria) pero también se acerca al nacionalismo (¡?) e intenta una síntesis tan extraña y tan rara que soy incapaz de seguir la huellas de sus argumentaciones, si las hay o si son racionales. Creo que Juana Dolores vive cerca de esas ideas y además escribe poesías, una combinación que se me aparece como algo a medias quijotesco y a medias de Teresa de Ávila. Sí, lo sé: es fácil burlarse de esas cosas en nombre de un realismo que parece reduccionista, que limita la vida algo muy pequeñito, de euros y de propiedades terrenales. Para los que llegamos a la socialdemocracia como yo, tras cruzar varios desiertos (como el de los tártaros) y alguna selva oscura, la opción de Juana Dolores se nos puede antojar como un dulce sueño de juventud, de juventud nebulosa. Como cuando me acuerdo de aquéllos veranos, saltar desnudos al agua fría del río sin pudor y sin miedo porqué nos sentíamos fuertes, intocables, invencibles. La CUP llegó a proclamar el eslógan: hagamos la independencia para cambiarlo todo (hay un hedor nacionalista en la frase, pero eso vamos a dejarlo para otro día), que era una forma de hablar del deseo de santidad, de pureza, de lo sublime. De la Arcadia.

De la Atlántida, en definitiva: el mito platónico de la Atlántida es poderoso porque nos cuenta que hubo una sociedad bella y perfecta que se hundió en el fondo del mar. Y eso sucedió en la primera juventud de la humanidad, es decir, en la primera juventud de cada hombre. O de cada mujer. Algo tienen en común las nubes y el fondo del mar. Expresiones del agua las dos.



14 comentaris:

  1. En esta entrada me vuelves a remitir de nuevo a la obra de E.M. Cioran. En el primero de sus libros originalmente escritos en rumano que se tradujo al francés (y luego al castellano, por Tusquets editores), "De lágrimas y de santos", expone su desolación ante lo que denomina "la pasión por lo absoluto en un alma escéptica". Y, además de sus muchas referencias a Teresa de Ávila, una vez más expresa su atracción por España: "El mérito de España ha consistido no sólo en haber cultivado lo excesivo y lo insensato, sino también en haber demostrado que el vértigo es el clima normal del hombre que ha suprimido la distancia entre el cielo y la tierra".

    Salut!

    Manel C.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Al final deberé leer a Cioran, y la obra que citas me parece muy adecuada para empezar. La buscaré, espero tener suerte. Gracias por la recomendación.

      Suprimeix
  2. ...hagamos la independencia para cambiarlo todo...si, y se veían uno chicos muy majos empujando un WW furgoneta, tirándola por el barranco de una montaña.

    1) No tiraban nada joven, siempre algo que se viera añejo, usado, sin utilidad aparente, igual que los abuelos de las residencias.
    2) Eran como lobos, pues el uno sin el otro no tendrían fuerza para empujar nada, porque no tienen argumentos, sólo griterío
    3) no reclican nada, no aprovechan nada, no utilizan ni se quedan con algo interesante de lo anterior, algo tendría esa furgoneta que se pudiera aprovechar.
    4) les importa una mierda lo que anuncian, porque si les importara algo mirarían de llevar la furgoneta a un desguace autorizado.
    5) abandonan el trasto por la ladera de la montaña, dejando ambas, furgonetas y montaña, hechas una mierda.
    6) no se quedan a limpiar lo que han maltrecho..que lo hagan otros, que cuando estemos en el poder la mierda será para los demás, y lo haremos igual.

    Eso es el mensaje subliminal de la CUP, y del que nunca nadie ha dicho nada, porque era la idea que tenían que plasmar.
    En realidad no engañan, sólo aparentan, pero no engañan.
    Salut

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Como toda la mierda acumulada en los disturbios de los CDS tras la sentencia del 1-O o en la acampada de Pl. Universitat: ya vendrán detrás los xarnegos o los magerbíes de la brigada de limpieza a doblar el espinazo. Ellos, niños bien hijos de convergentes, están llamados a tareas más altas a aportar con sus tesis se susials i pulítikes sus grandes aportaciones sobre la enorme diferencia diferencia entre nelliberalismo y nelliberalismo y, como en un estudio de un entomólogo, darán cuenta en una nota a pie de página de algo llamado "clase trabajadora" que habrán visto en algún documental del National Geographic.

      Suprimeix
    2. Y no creas que no me duele, me duele y me jode al mismo tiempo, porque son jóvenes, porque me importan como personas, no como pensamiento, porque deben tener un futuro, pero no manejado por quienes hacen revoluciones en segundas residencias de Calonge, ANÒNIM.
      Y les veo manipulados, y da igual el color del trapo, con dos o con cuatro franjas, porque los que mandan se envuelven en ellas por amor a la patria, sea vasca, catalana o española.
      No les dejamos ningún futuro sano, tampoco les ayudamos a pensar (obviamos la asignatura de filosofía), sólo les enseñamos a consumir y a, si se ven coartados, pronunciar la palabra "llibertat", que parece abre todas las puertas y sin ella son los demás los culpables de la opresión a la que se ven sometidos.
      Me dan pena que un colectivo privilegiado de familias (cuatrocientas según Millet), piensen por ellos, que son los que al fin y al cabo mueven los hilos de esta Cataluña a la que han convertido en una aldea grande.
      Así nos está yendo.
      Un abrazo

      Suprimeix
    3. Tu análisis del anuncio de la furgoneta me parece muy inteligente, te lo agradezco. De aquél anuncio se pueden sacar muchas conclusiones, visto lo visto unos años más tarde.

      Suprimeix
  3. Hay algo que caracteriza a los "iluminados", básicamente son dos cosas, la clasificación del otro y su deber de "apostolado". Su vida se divide en los que piensan como ellos, los buenos, y los que no piensan como ellos, los malos. Sus trabajos solo tienden a educar, a mostrar el Paraiso al que se llega cuando se siguen sus dogmas. Me recuerdan a esos talibanes que ordenan suicidarse a los "creyentes" para que vayan al Paraiso, si me lo dijeran a mi les contestaría:
    "Usted primero, por favor..."

    Un saludo.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Es lo mismo que les respondería yo. Aunque si algún dñía decido abandonar este mundo así, a la brava, no lo haré para alcanzar el paraíso si no para descansar de -entre otras cosas- gente como ellos.

      Suprimeix
  4. Joooo cada vez me es mas pesado seguirte, se me hacen cuesta arriba tus parrafadas (?) de santos y cuperos, de seudo escritores-ordeñadores... Será que envejezco a marchas forzadas.
    Me entristece, no me siento espoleado, no se que pretendes.... La Juana de la Cup, y esa quien es?...la conoce alguien?...Nunca supe de ella ni voy a leer nada ni tan siquiera para juzgarla.
    Lo siento, y me sabe mal, pero cuando no "conecto" no tengo nada que decir, y a las pruebas me remito, a penas dos otres de tus fieles se atreven a posicionarse y no digamos opinar en mis posts, que serios no serán pero ingenio y mala "llet" no les falta, pero chico,,,,, conectar, conectar no.
    Es una perdida de tiempo, me lo curro, me lo trabajo y reboto en ellos...
    En fin hablaré de la senyureta del carrer Ponent... tu ya me entiendes, pero no creo que me entiendan.
    Ale un petó i cuidat!!

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Pues mira, te agradezco tus palabras, y lo digo de veras. A uno siempre le viene bien que le digan esas cosas.
      debes hablar de la señureta del carrer Ponent (¿podría ser Enriqueta? Si es ella, te recomiendo el libro de Jordi Corominas, el único que me parece digno de todos los que se han escrito sobre ella). Y no te olvides de contar, cuando lo creas conveniente, lo de Moix.

      Suprimeix
    2. Y se me olvidaba: de Juana Dolores no creo que nos perdamos nada por no leerla, pero igual me equivoco. Cada uno debe escoger sus filias y sus fobias.

      Suprimeix
    3. https://jordibarceloneta.blogspot.com/2020/05/no-fue-un-suenofue-una-pesadilla.html ahi tienes algo..... poco pero algo. Sabes que se muchas cosas que no debo decir, su cleptomanía sería un pecado menor, pero acabé de el hasta la coronilla.
      Descanse en paz....y descansemos nosotros

      Suprimeix
    4. Te lo agradezco, Jordi Barceloneta. Descansemos.

      Suprimeix
  5. Juan Dolores nuevo personaje dels matins de tv3 jajajajaja

    ResponSuprimeix