22 de gen. 2023

CALLES RIGUROSAMENTE VIGILADAS

La inscripción que pueden ver en la foto apareció en algún momento, cuando algunos ya dábamos al "procés" por muerto. Las primeras que vi estaban estampadas con pintura amarilla y te las encontrabas bajo los pies, en las aceras y los pasos cebra. Más tarde, en una escalada amenazadora, aparecieron en negro y a la altura del rostro. Hubo un aumento de lo lúgubre.

El independentismo, como todos los nacionalismos extemporáneos, nos habituó a frases y eslóganes rayanos en lo naif y lo ridículo, y siempre se preocupó de evitar lo sublime: "no tenemos miedo", "independencia para cambiarlo todo", etc.

Este "hi som" (aquí estamos) se sitúa en otro nivel, más agresivo o por lo menos con la intención de crear miedo, algo parecido a "os estamos vigilando", "no te confíes". ¿A quién se dirige la severa advertencia? ¿A los políticos? Yo, presa de un impulso neurótico, sentí que se referían a mi. Sentí que me prometían el regreso de su pesadilla.

En cierto modo, es lógico: el nacionalismo debe permanecer siempre con las banderas y las lanzas enhiestas. Un nacionalismo pacífico y sensato, dialogante, no tiene sentido. El nacionalismo solo tiene sentido en su versión agresiva, como los guerreros icónicos de Braveheart, mezcla de hooligans y campesinos airados dispuestos a cargarse lo que se les ponga por delante, al son de sus gritos guturales y precivilizados, esa testosterona patriótica tan frecuente. Y por cierto: si ustedes recuerdan la lamentable cinta de Mel Gibson, se habrán dado cuenta de que los que ocuparon el Congreso de EUA y los asaltantes bolsonaristas estaban emulando al las hordas escocesas del cine.

Quienes se niegan a reconocer las tremendas similitudes entre todos esos movimientos antidemocráticos y antiilustrados (como por ejemplo lo niega el señor Junqueras) es porque no se han fijado bien, o porqué no les conviene. La democracia está en peligro de muerte. Eso es lo que nos cuentan por varios lados.

Y este "hi som" solo significa: estás vigilado. Si eres un ñordo o un botifler que sepas que no nos hemos olvidado de ti.

5 comentaris:

  1. Exacto, todas sus proclamas siempre las vi como amenaza, nunca como un extender la mano.

    podi-.

    ResponElimina
  2. Creo que todo se va desinflando, lenta e inexorablemente, se va desinflando.

    ResponElimina
  3. Por el estarcido me recuerdan a las que aparecían en las fachadas de Barcelona en los años sesenta, con la "jeta" de Jose Antonio y el lema "presente". Nadie por entonces se atrevía a limpiarlas, y ahora creo que sucederá lo mismo.

    Al final demuestran lo que son, unos fascistas de manual.

    ResponElimina
  4. Qué diría Bohumil Hrabal de la suerte derivada casi del título de una de sus mejores obras.

    ResponElimina
  5. He visto algunos, por la zona de Esplugues(pocos),su aspecto es amenazante ,como que te recuerdan que están vigilando, al acecho y que darán el golpe. A ver si se estrellan, en la intención.

    ResponElimina