28 de març 2020

El señor Puigdemont desnuda su alma

Sábado 28 de Confinamiento

El señor Puigdemont, desde su caro refugio en Waterloo, decidió desnudar su alma y mostrarla tal como es. Incapaz de pensar en nada que no sea su bienestar, el señor Puigdemont les mandó un tuit a los catalanes. Algún día alguien estudiará la relación entre el populismo y los tuits. Este hombre quiso ser presidente de una república, en Europa y en el siglo XXI.

El señor Puigdemont aprovechó que hay muertos agolpándose en las morgues españolas y de más de medio mundo para hablarnos de su bienestar. Lo dejó escrito Albert Camus en "La peste" (un libro que ahora se vuelve a leer): lo malo de las epidemias es que desnudan las almas. Así pues, el señor Puigdemont se ha percatado de que la epidemia permite las votaciones telemáticas de los diputados y no se le ha ocurrido nada mejor que pensar en el cargo que anhela, el que abandonó por cobarde y el que quiere recuperar por los medios que sean. En nombre de la patria, por supuesto. Así pues, el señor Puigdemont desnudó su alma.

El señor Puigdemont es incapaz de distinguir su anhelo personal de una crisis de salud pública. Así es el alma del líder de la República Imaginaria de Cataluña.

Ya llegará el momento de los balances (como llegó el de los Balcanes, permítanme el triste juego de palabras) y el tiempo de las conclusiones, no es ahora ese momento. Pero cuando llegue hablaremos de la ocurrencia de Puigdemont, el que decidió desnudar su alma enmedio de una epidemia.

Carlota (no es su verdadero nombre), una alumna de este curso, está confinada en casa de la hermana de la novia de su hermano. El aviso del confinamiento le dio tiempo para salir y refugiarse allí. Es complicado, lo se. Eso pasa en Badía del Vallès, en donde ya han muerto dos jóvenes. En Badía del Vallès, una ciudad extremadamente pobre. Carlota no tiene ingresos propios y no me atrevo a preguntarle como gestionan un confinamiento sin dinero. Se refugió en un piso que, vaya usted a saber porqué, le pareció más acogedor que su hogar. Yo saqué mis conclusiones, que no son muy difíciles de sacar. Carlota escribe mensajes preocupándose por la salud de sus compañeros de curso, por la de sus profesores. No pregunta si la aprobaremos en caso de cerrar el curso. No pide nada. Ni pide ni Elisenda Paluzie pedirá dinero para ella. Elisenda y Carlota no se conocen. Se ignoran. Pertenecen a mundos distintos, separados por eones de tiempo y de espacio.

Sin embargo, por raro que sea, Carlota y el señor Puigdemont son dos personas que viven en el planeta Tierra. Uno de ellos es un gran patriota. La otra no creo que pierda mucho tiempo pensando en patrias y destinos patrióticos. Uno de ellos es una persona, el otro un mezquino egoísta, un narcisista enfermizo. No propongo que Carlota sea presidenta de la comunidad autónoma catalana, del mismo modo que no quiero que lo sea el inquilino del chalé caro de Waterloo, no se trata de eso. Pero juzguen ustedes la actitud de cada uno de los dos en estos tiempos.

[También desnudaron sus almas los cómicos Toni Albà y Toni Soler, entre otros. Y el columnista Jordi Galves. De Jordi Galves Pasqual dicen que antes se llamaba Jorge Gálvez Pascual. Y de Toni Albà que antes era Antonio Álvarez. No lo se pero podría ser. Serán cosas de la comedia catalana.]

15 comentaris:

  1. Siempre que juzgo me equivoco, LLUIS, son los pre-juicios.

    No conozco a Carlota, pero presumo que es una adolescente encerrada en un piso de 50m2 con derecho a una habitación compartida (los pisos de Ciudad Badía no dan para mucho), y que para refugiarse allí y no en casa de sus progenitores, el asunto debe ser complicado, al menos para ella, pero por lo que dices, aún y lo que le está pasando, se preocupa del resto de la clase.

    Tampoco conozco al Sr Puigdemont ni a la sra Paluzie, pero se donde vive uno y de las declaraciones incontinentes de la otra.

    Me viene a la memoria, con esta narración tuya, LLUIS, unas palabras de Ortega: "El nacionalismo sólo crece en tierras que no funcionan", quizá por eso sólo funciona la solidaridad entre los que tienen menos, quizá por eso, LLUIS, Carlota se preocupa de como están sus compañeros y sus profesores.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La vida de Carlota también la desconozco yo, pero es previsibible. Salvando los prejuicios. Por suerte también desconozco a Puigdemont y a Paluzie, personas que no me interesan en lo más mínimo en tanto y cuanto que personas. A Ortega, sin embargo, lamento no haberle conocido y cada vez me interesa más. En "Las armas y las letras" se mencionan muchos textos suyos. Te recomiendo mucho el libro de Trapiello, te encantará.

      Elimina
  2. Descuida, lo apunto para la próxima visita al la biblio, que espero sea pronto.

    Salut ¡

    ResponElimina
    Respostes
    1. A lo mejor en junio. Me cuentan que la librería Calders podría cerrar en breve. Y caerán otras.

      Elimina
    2. Quina pena. Sólo compramos ya por internet.

      Elimina
    3. La tengo detrás de casa, pero desde que vetaron a Gregorio Morán y se negaron a vender sus libros, ya no la he vuelto a pisar.
      Voy a la central.

      Elimina
  3. Es la desolación lo que se acerca, en estas circunstancias, los discursos políticos sin ética ni objetivos basados en la fraternidad no sirven ni para tapar las vergüenzas.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo que se viene es la desolación y el egoísmo. Entraremos en una nueva guerra fría contra nosotros mismos.

      Elimina
  4. No, amic meu, Puigdemont no se ha desnudado, ya estaba desnudo, lo que pasa es que muchos se empeñaban en verle vestido con túnicas "quatribarradas". ¡Ciegos, no veis como nos estafan, no os dais cuenta de que cada día que pasa en Waterloo es un día más de robo"
    Lo malo es que Carlota no puede tener todos los vestidos que a ella le gustan.
    Abrazos
    Francesc Cornadó

    ResponElimina
  5. Carlota vive en el mundo real, a pesar de su confinamiento. Con problemas reales e inmediatos, como por ejemplo que ponemos hoy en la mesa.

    Puigdemont vive en una burbuja irreal, alimentada por su ego y por el servilismo de los que le rodean. Con el alquiler y la manutención pagadas por siete millones y medio de "paganos".

    ¿ Con quien compartiría yo un café ?, con Carlota, por supuesto

    ResponElimina
  6. Me roza la Duma superior, claro que ven por pantallas... no hay derecho me hacen sufrir mucho las almas en pena, claro que no es el plan porque lo dicen las matemáticas, que tienen un traje que hace pantalla. Eso se ve en su sistema. Si a mi me hace el cielo, no sale el genital ovíparo si es de mi órgano como se mostró en la guerra yugoslava, y a mi me hace mucho daño pero lo he intentado. Eso lo miro en libro, error del libro, para la Tierra quiero decir. En Marte es muy exacto eso, tienen pruebas de aguante.


    Estaría en cápsula eso. Que tienen medios, sistema solar. Al parar el campo electromagnético de la tierra cada 15 minutos, no estar todo el día en la Tierra yo no puedo más para recuperar. Al ponerse muy nerviosa la peña meten la gamba, eso los gatos hacen bien su trabajo. Es involuntario , tu ganas dinero con el, da placer verle, yo por eso no lo puedo. Eso en el espacio ellos. Estamos todo el día con la del viento y no sale tan bueno porque es la primera Tierra y el Rey Marte tiene que pensar, tiene que prevenir como yo voy a actuar porque depende de mi. Igual que la Duma si se presenta el caso.

    ------- Napoleón Anubis Frigorífico --------

    ResponElimina
  7. Unos se creen que nacieron con estrella. Otros se ven obligados a aceptar que nacieron estrellados. No gusta en estos tiempos hablar de las clases y de la lucha de clases menos. E pur...como diría Galileo, y sin embargo se mueven. Exusten.

    ResponElimina