29 set. 2012

Karl Drakula Marx


La curiosidad mató al gato, dicen. Y la necesidad también, añadiría yo. Porqué el gato es más curioso cuánto más hambriento está. Porque fue la necesidad -y no el placer ni la intención- lo que me llevó a aceptar un trabajo (vamos a dejarlo en ocupación) a media jornada, en aquélla agencia inmobiliaria discretamente emparentada con La Caixa.
-Querido Jonathan Harker, hace unos años eso era una fiesta, una orgía perpetua -rebuzna el viejo, dueño de la empresa. Y luego se calla y suspira, lo que debe significar ahora es un funeral.

Lo se: llegué muy tarde al negocio inmobiliario, pero eso al fin ya no me preocupa: de alguna forma tenía que salir del paro atroz. He comprendido y aceptado, resignadamente, que mi tardanza es muy anterior: me hubiese gustado nacer en el siglo pasado o incluso antes, en tiempos del emperador Adriano. Y en otro país, eso es obvio. El país que me ha tocado me parece pequeño, mezquino y avaricioso. Despojado de bondad. Me ha tocado y me aguanto, eso es todo: no me pidan albergar llamas nacionalistas en mi débil corazón de clase baja, porqué no las albergaré.

-Vivimos tiempos jodidos -confesó el patrón- Y ahora debemos proceder a grandes sacrificios. Cada uno debe llevar su cruz. Y la suya, señor Harker, es largarse a vender unos terrenos baldíos a un señorito de Transilvania, un pájaro que se hace llamar Conde Drákula porqué es presuntuoso, cabrón y vampiro.

-¿Transilvania...? Eso está muy lejos -refunfuñé- Y mi novia Mina se va a mosquear.
-Mándela a pasar una temporada con su amiga Lucy Westenra, la bella y pálida depresiva de Whitby.


Tiene razón esta vieja rata: Lucy es bella. Y su palidez -junto a la depresión- sólo acrecientan su belleza. Lucy tiene un enorme excedente de atractivo, y esa plusvalua le permite aumentar su valor bursario de tal modo que atesora activos variados, y así dispone de tres amantes. Todos ellos de clase alta, todos caballeros, todos bien situados: sólo hay que decir que dos de sus amantes son antiguos empleados de Lehman brothers y un tercero campea en Caixabank, y cena a menudo con los señores Andreu Mas-Colell y Josep Sánchez-Llibre. El guioncito entre apellidos siempre indica cierta maldad, es un indudable indicio de hijoputez.

Como era previsible, el Conde D. resultó ser un tipo listo, uno de esos especuladores que nadó guardando la ropa y que ahora impone sus leyes. Cosechó algunas pérdidas durante la Depresión (la económica y global, no la anímica y específica de Lucy), pero supo solucionarlo chupando sangre barata. Incluso llegué a sospechar que no fuese uno de esos judíos de New York tan avispados.

Sabiendo que yo era un tipo de clase baja y él marqués o conde -o sencillamente adinerado-, huelga contar el resto de la historia. La historia, como todas las historias, terminó mal. Por más que escriba cartas, correos electrónicos y demás, la cosa acabó mal. Muy mal. Por más que Marx intuya una dirección favorable a los pobres en el devenir histórico, en mi historia no fue así.


Lucy murió, luego fue una no-muerta y al fin murió del todo por obra de un tipo malsano, el señor Abraham Van Helsing. Era holandés, y con esto está todo dicho: holandeses y alemanes son la misma cosa mala (y si además se llama Abraham ni te cuento). Mina se quedó como traspuesta para siempre jamás. Hechizada, para entendernos. Y yo deprimido, dependiente de imposibles rescates o transfusiones de sangre. Y pobre, pobre con avaricia.

Si por lo menos el conde me hubiese convertido en vampiro ahora no me vería en la pena del subsidio y tendría el recurso de chuparles la sangre a los que están por debajo de mi. Porqué aunque parezca imposible, siempre los hay


_______________________
Las imágenes -excepto la última- están vampirizadas de los films: Nosferatu (F.W. Murnau), Evil Dead (S. Raimi), y Frankenstein (J. Whale) todas ellas encontradas a través del blog imprescindible Vida de perras

20 comentaris:

  1. demà m'ho tornaré a llegir, avui dec estar espés.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Torna quan vulguis, que sempre el trobaràs espès: ho és.

      Elimina
  2. También podrías haber titulado el relato del mismo modo, Vida de perras, ahora que caigo. Qué dura la caída siempre, en todos los casos. Y tienes toda la razón: cuando comienzan a abundar los apellidos con guión es síntoma de que la maldad se ha extendido como en una pandemia.

    Los guifts son tremendos (¿se llaman así, no?) y tu relato más. Ese es el estilo que a mí personalmente más me gusta: irónico, corrosivo, pero con ese alejamiento literario que te deja un poco fuera de juego. Puedes continuar con este relato, que al final todos somos perras.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Me asusto cuando veo apellidos con guión, no lo puedo remediar. EL relato podría seguir, porqué la novela en la que se inspira da bastante más de si y resulta inesperadamente contemporánea.

      Elimina
  3. Y por cierto, qué blog más potente el de las perras... ahora me he quedado embobado leyéndolo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No me extraña: yo tuve que comprar su libro. El resultado lo dejé aquí:
      http://mildimonis.blogspot.com.es/2012/08/libro-de-la-crueldad.html

      Elimina
  4. Las historias acaban mal para poder ser historias, si no se quedarían en simples cuentos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es completamente cierto. Y es lo que le objeto a Marx.

      Elimina
  5. joder, qué bueno el relato. Me alegra que te inspirasen los gifts, yo los colecciono, no sé si has visto esto, igual hay cosas que te molan http://laylamrtz.tumblr.com/

    ResponElimina
    Respostes
    1. Hay gifts muy buens ahí, ya los vi. ¡Pero no los puedo copiar todos...!

      Elimina
  6. El relat podria ser un exemple a utilitzar de com fer versions d'un altre text. Contemporitzant-lo.

    I el tema dels gifs fets amb pel·lícules, em semblen un camí creatiu a explorar. N'hi ha que estan molt ben fets i deuen estar fets amb phtotoshop, capes i ves a saber quines tècniques. N'hi ha de molt ben fets.

    ResponElimina
    Respostes
    1. El què passa és que és impossible versionar una novel·la de 400 pàgines en un post.

      Elimina
    2. I no obstant això, és el que has fet... Amb tots els límits que tu vulguis és clar.

      Elimina
  7. Siempre hay alguien inferior a quien vampirizar, eso si es una gran verdad...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Después de varios miles de años de civilización no hemos ido mucho más allá. Aunque creo que el hombre primitivo era más solidario. Bueno, cosas del progreso.

      Elimina
  8. A més del text i els excel·lents gifts (per no parlar de la darrera fotografia que és molt bona) m'ha esgarrifat, per certa, la darrera frase: "Porqué aunque parezca imposible, siempre los hay". I el problema és que ho saben i per això estan exprimint al màxim a la gent: "sinó vols això hi ha molts que ho agafarien per la meitat..."

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ens pensàvem que hi havia algunes garanties, però no hi són.

      Elimina
  9. Ara més que mai cal reivindicar el marxisme i la dictadura del proletariat.

    ResponElimina
  10. Ara més que mai cal reivindicar el marxisme i la dictadura del proletariat.

    ResponElimina
    Respostes
    1. És curiosa la història: ens van fer creure que "dictadura del proletariat" era una cosa perversa, i ara ens trobem vivint sota la dictadura de les finances. Què deuen pensar avui aquells que van decidir abjurar del marxisme?

      Elimina