6 de maig 2019

La novia de todas las bodas

Resultat d'imatges de mathausen

Si le invitan a una boda, cree que es la novia. Si le invitan a un bautizo, cree que es la niñita que van a bautizar. Me pregunto qué se le ocurriría si le invitaran a un entierro: ¿se metería en el féretro?. Con tal de ser la protagonista y soltar su discurso, el discurso de lo mío, de lo nuestro, lo que sea. Queda la duda: ¿actúa así por ignorancia, por desparpajo o por mala fe? Creo que nunca voy a ser capaz de resolver el enigma.

Lo único que se es que le invitaron a un acto de homenaje a las víctimas del exterminio nazi en la localidad de Mathausen, en Austria, y soltó un discurso en favor de los "presos polítics", o quizás de uno en concreto. Un preso que está preso pero no es un "preso político" (eso se está demostrando cada día en el juzgado), y está por discernir si es un político en el buen sentido. Llevar muchos años metido en política no significa que uno pueda otorgarse el título, del mismo modo que Paco, que lleva más de veinte años filosofando acodado en la barra del Bar Comidas Casa Bonifacio cada tarde, no es un filósofo.

A mi me parece grave, por lo que tiene de obsesión, de disonancia cognitiva, de nacionalismo narcisista: ¿acaso piensa que acudió a Mathausen por su valor personal, por la profundidad de su pensamiento y su obra?. No. Nada de eso: acudió en calidad de representante de un gobierno (regional, por cierto) y del cargo que ocupa en él, dirigiendo un pequeño organismo que trabaja en pro de la memoria democrática. Eso también es preocupante: ¿en qué debe pensar que consiste la memoria democrática? Creo que cualquiera que tenga algo de mollera sabe qué narices significa el campo de Mathausen, y debería saber que es un lugar al que se debe acudir con respeto y humildad. Sobretodo con respeto. Para mostrar respeto hacia los judíos masacrados en este lugar no hace falta ser judío (aunque corre por mis venas algo de sangre judía). Sin embargo, para comprender la actitud de los catalanes haría falta lobotomizarse, y extirpar la parte racional del cerebro.

Se me ha ocurrido que, como hacia abajo no hay límite, también yo podría haber escrito unas palabritas para ser dichas en el evento (palabritas dichas o proclamadas, con entonación muy patriótica):
-Ahora, aquí, ante el muro del campo de exterminio de Mathausen, y pensando en lo que sufrieron aquella pobre gente, pienso en Margarita, que me dejó tirado a pocos días de la boda, y en el horrible sufrimiento que tuve que vivir por culpa de su perverso abandono (abandonar al novio a pocos días de la boda es un acto de violencia, incluso podríamos afirmar que lo es de violencia de género, ya que no solo maltratan los hombres a las mujeres si no que también haylas maltratadoras, sí, mujeres que maltratan a hombres y mujeres que maltratan a mujeres, pues el maltrato no es unidireccional y no conoce distinción de clase, sexo ni raza). Aquí, ante el muro del campo de exterminio, quiero tener unas palabras para con por mi dolor, que por algo es mío, ya que el sufrimiento, como el maltrato, es transversal, tan transversal como el independentismo y la fiebre amarilla. Además, los que sufrieron aquí ya no sufren, pobrecitos, y los que sufrimos ahora somos nosotros, los míos, los nuestros, los reprimidos por ser buenos catalanes, los oprimidos por ese estado maligno que me ha dado un carguito muy bien remunerado, a las órdenes del oprimidísimo Honorable, reprimido por un estado insensible que le paga el sueldo más alto posible de los que ocupan su mismo cargo en otras partes (partes no oprimidas, huelga decirlo), ese estado represor que garantiza los derechos de sus procesados y de sus prófugos. Imagínense pues mi doble (o triple) sufrimiento: por ser catalán, por ser un cargo muy bien remunerado y por ser catalán con cargo muy bien remunerado abandonado por su novia a pocos días de llevarla al altar (al altar del Monasterio -o Basílica- de Montserrat, por supuesto), a pocos días de humedecer mis ojos ante el canto del Virolai. Al lado de mi sufrimiento nacional y sentimental, el sufrimiento de los que sufrieron aquí es poca cosa, bueno, debo corregir: el sufrimiento que no es poca cosa es el de los catalanes que sufrieron aquí, ya que españoles, judíos y otras etnias, como todo el mundo sabe, tienen un sufrimiento de valor inferior al de los míos, los nuestros, yo. 
[Pausa y aplausos]
Cuando un judío es encerrado en un campo de exterminio y exterminado después por ser judío, sufre un sufrimiento menor que el de un catalán que es detenido y juzgado por saltarse las leyes y una constitución democrática en nombre de "la voluntad del pueblo" expresada en un referéndum de chichinabo. Lo sabe todo el mundo. El sufrimiento de los catalanes horroriza al mundo. Ah, por cierto: Margarita, la mujer que me plantó a pocos días del altar, era de origen murciano. 
[Risas cómplices, bravos, más aplausos] 
El sufrimiento verdadero es el de los míos, los nuestros, yo. Hermanos y hermanas: bañémonos sin fin en nuestra mierda, ya que todo el mundo lo sabe: la mierda (de la muntanya) catalana no fa pudor.

4 comentaris:

  1. Creo que era Camus quien decía que si le daban a elegir entre la justicia y su madre elegiría siempre a su madre, lo que en su contexto venía a significar que entre las personas y las ideas había que elegir siempre a las personas. No hablo de compartir ideas, sino de entenderlas y es evidente que el esfuerzo de comprender hay que hacerlo con las ideas que no compartimos. Lo otro es aclamación y palmas. En ningún momento pretendí ofenderte con mi comentario de Messi.Todo lo contrario. Era solo una anécdota. Argumentaciones de ese tipo, pero mucho más subidas de tono, son absolutamente normales en mi trabajo por parte de todos los intervinientes en las contiendas. Por favor, perdóname. De hecho, si he leído muchas veces tus blogs y he comprado uno de tus libros es porque me gusta como escribes y la novela negra. ¿Dónde pone que debamos llevarnos mal por no pensar lo mismo?. Vuelvo a Camus: No pensamos lo mismo en política, es cierto, pero si para satisfacer mis ideas políticas tuviera que pasarte algo malo a ti o a alguien (no te quepa duda) inmediatamente renunciaría. Me mandaste al infierno, ¿recuerdas?. Pues bien, desde allí también te leería.

    ResponElimina
  2. Nuestra Cecilia (Dama, dama, de hermosa cuna, de baja cama...) es de sufrimiento unidireccional. No puede hacerlo trasversal porque no lo entiende.

    Nuestra Cecilia, fue allí con el único propósito de hablar de los prisioneros políticos catalanes que murieron por serlo, por serlo políticos y por serlo, lo de catalanes, pero fíjate en una cosa que ha pasado desapercibida , LLUIS, no es que desdeñara al resto de la población ibérica peninsular por no pertenecer a lo catalán y a lo político, sino que dejó de lado a muchos catalanes que fueron asesinados allí y que no eran políticos, porque no todos lo eran, sino que eran catalanes de raza judía, húngara o gitana.

    Tamaña sinvergüenzería felicitada a la postre por el Sr Torra, es como para que se nos ponga la jeta colorada. Y aquí no cabe ser de CiU, PosJunts, de ER, de Común Podem...aquí lo que vale es ser simplemente digno y reconocer que esta señora, la Cecilia, no está a la altura del sacrificio que hubo en aquel recinto por parte de todos los presos, los catalanes políticos, los catalanes judios, los peninsulares y todo aquel que representara una idea diferente o una raza distinta a la que tenían los asesinos en serie.

    Salut

    ResponElimina
  3. Como la cosa se ha ido de madre por parte de estos edalides patrios, inserto un comentario del Sr Cohen, secretario de las Federaciones Judías de España, y con referencias a este suceso:

    Cohen insiste en que la FCJE no entrará a valorar de ninguna manera la situación en Cataluña, pero sí reconoce que la comparación con el nazismo “es una banalización terrible del Holocausto” que, como todas, “la vemos muy mal porque lo vacía de contenido”. Una similitud que “incomoda bastante a las comunidades judías” y “no creemos que deba continuar”.

    Estamos, no nos quepa duda, quitando importancia a lo acaecido allí. Banalizando los hechos y atrayendo la atención en lo secundario. Lo importante es lo que le sucedión a las miles de personas que asesinaron, lo menos es su nacionalidad, rango, condición, estado, sexo o raza. Lo importante, lo prioritario, lo básico, lo trascendente es que eran personas, seres humanos.

    ResponElimina
  4. En Mauthausen mataron a decenas de miles de personas por muchos motivos. Desde der republicanos españoles, pasando por ser gitanos, y sobre todo por la causa principal de aquella gente enferma: por ser judíos. Es triste cómo se ha olvidado y banalizado todo esto. Resulta patético ver a la izquierda internacional sobrepasando todos los límites para promover el típico antisemitismo de primero de nazi. Es terrible. Imagino a las componentes de la selección de waterpolo de Israel cuando les dijeron que no competían en Barcelona, sino en Sant Cugat y a escondidas, porque a unos fulanos de la CUP se les ocurrió que en Barcelona no eran bienvenidas por judías.
    La señora ésta que fue a Mauthausen a hablar de Romeva no me sorprendió en absoluto. Lo que sí me sorprendió es la candidez del gobierno español, asociaciones, etc, por llevar semejante compañía a donde sea. Son lo más impresentable que se me ocurre e miles de kilómetros a la redonda. ¿Quién se sorprende de estos comportamientos? Que hace un año en EEUU estuvieron a punto de detenerlos, joder. Y sobre todo, ¿qué más deben hacer para su destitución?

    ResponElimina