24 abr. 2012

Barcelona, la roja y negra




Ellos lo saben. Barcelona no la construyeron los señoritos del modernismo.
Barcelona es una construcción de los anarquistas.


¿Quién defenderá las Ramblas?

Quizás en el fondo es un miedo antiguo y doloroso lo que expresan en sus discursos,
esos gritos en las radios del régimen, esas columnas aburridas y reiteradas en la prensa fascista. La Vanguardia. El escritorzuelo Antoni Vives, cobarde y también concejal, justifica que se reprima más. Parece mentira, pero es cierto: mientras sacan el dinero de la cosa pública para llenar el vacío de los banqueros, les preocupa que a alguien le de por expresar el malestar en forma de fuego, de violencia. No les interesa conocer las causas del malestar: porqué el malestar lleva su nombre y su noble apellido.
Quién abrió la caja de la violencia sabe que la violencia llamará a su puerta.

Dice el ministro que a lo mejor la escuela pública deberá acoger a los alumnos en aulas de cuarenta. Más que nada para eliminar maestros. El triste virreinato catalán aplaude, sumiso y obediente. Lo que anima al presidente, al alcalde, al conseller de interior es, a fin de cuentas, lo que animó al fascismo: guerra a la escuela, viva la ignorancia. Y siempre, claro está, bajo el amparo de lo que le conviene al país. A nacionalistas nadie les gana.


En trincheras de sangre y lágrimas

Dice el virrey catalán que la situación es grave y requiere grandes sacrificios. Por ese motivo carga contra su pueblo, contra la tierra que dijo amar. Debe ser porqué ama las piedras de esa tierra, sus viejos monumentos o sus tristes mitos. Él sabe que no le quieren, que sus votos no son nada.

Le encarga a su jefe de policía que pegue duro. Más duro. Que compre armas nuevas. Cada nueva arma es un gramo de miedo en la sangre. Ahora son unas pelotas de goma con aspecto de pelota de golf. Preventivamente, por si la cosa se pone fea. Aquí todos tienen miedo. Los de abajo tememos al paro y la miseria. Ellos temen la ira que desencadenaron. Saben lo que pasó aquí, y no hace mucho.

Se acuerdan de las iglesias en llamas. Se acuerdan de los milicianos: eran los que ya no tenían nada más que perder. Todos lo saben, mas ninguno lo nombra. Todos se dan cuenta de que la historia tiende a repetirse, y ahora les repite en su cara. Compran armas. Esa operación es su grito de terror. Lo ejectutan innombrables funcionarios: el que propone la compra, el que firma el de acuerdo, el que manda el oficio. Todos tienen miedo. Incluso el burócrata gris que pone el sello sabe que si la cosa se pone fea su bonito despacho se va al carajo. Todos saben, todos temen.

No se olvidan nunca, ni el señorito Puig ni el señorito Trias ni el obispo: cuando la FAI de los obreros tomó las calles, sus burguesitos hincaron las rodillas para pedir clemencia. No olvidan nunca eso, ahí está el asunto que les preocupa. Pero ellos prueban. Prueban a ver si ésta vez les funciona. Aún sabiendo que no, que su causa es la causa de los contenedores: en cada contenedor que arde hay algo de su alma quemando. Por eso quema la mierda en las calles de la ciudad roja y negra. Es casi un asunto de la mística: ellos no la comprenden, pero la saben. La temen.


Un gélido silencio en la Diagonal

Declararon la guerra a las escuelas. Declararon la guerra a la inteligencia y se proclamaron del lado de la muerte. Y acto seguido se cagaron de miedo. Porqué sabían que habían liberado al jinete. En sus sueños premonitorios, veían al jinete cabalgando entre una nube de polvo y de humo. ¿A quién le tocará? ¿Quién verá primero la sonrisa de la Medusa?

Me despierto con las sábanas pegadas al cuerpo. Yo también tengo miedo. Creo que el miedo y el dolor debemos repartirlo entre todos, ya que jamás quisieron repartir la riqueza. Ese debería ser el color del socialismo. Como ya lo fué antaño. Ellos lo saben. Por eso compran armas: porqué no quieren compartir el dolor. Pero ya es inevitable. Es demasiado tarde. Sólo puedes medir la distancia, calcular el tiempo que falta.





12 comentaris:

  1. així és, el futur és presenta negre, molt negre.
    Em quedo el discurs de Salvador Allende.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Francsc, ja ho veus: buscava un polític digne i vaig haver de retrocedir fins a Salvador Allende...

      Elimina
  2. Ja em veig un altre cop a l'exili...tot i amb això fixat que a França ja ganen el socialistes i a Holanda també, la Merkel i el Rajoy es van quedant sols

    ResponElimina
  3. Aris, esperem que no calgui tornar a les trinxeres ni aquelles coses, però ells s'hi arrisquen. Diria (optimista) que Europa girarà a l'esquerra, i aquí ens quedarem a la cua. Com sempre quan els altres tornen, nosaltres anem. Haurem d'aguantar Mas i Rajoy mentre els europeus voten socialista. No hem sortit gens del "Viva las cadenas!"

    ResponElimina
  4. no hauríem de tenir por... no serveix per res..
    repartir-ho tot, i també com bé dius el dolor.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lolita, la por no serveix, però sense ella se'ns haurien menjat els lleons ara fa cent mil anys. Això sí, des de fa uns segles sembla que sigui una eclusiva del poble. Ja és hora que la sentin els poderosos i els banquers, i que el socialisme sigui de veritat,i no el nom d'un partit.

      Elimina
  5. Allende, sempre present.

    De totes les coses que estan passant, no de les que probablemente acabin passant, que la meva capacitat de sorpresa no està tan malmesa com pensava, de totes les que ja estan passant en aquests dies, la que més m'indigna i em subleva és la pujada de la matrícula universitària. Això sí, més enllà del que poguem estar passant nosaltres en tant que professionals, que ens les fan passar putes, més enllà de tot el més proper com a consumidors de salut (la salut es compra, sí, és clar) més enllà de tot el que patim, significa clarament barrar el pas de la Universitat a les classes més desfavorides. Significa acabar amb aquest ascensor social del que jo al menys me n'he afavorit, jo que vinc d'una família que no havia tingut en aquells temps accés a la cultura. Aquesta és la perversió més absoluta, la cirera del pastís.

    Et recomano el Llibre vermell de Barcelona, d'una anarquista anglesa que va venir a... anava a dir defensar la República el juliol del 36 i no seria pas veritat. Va venir, com van venir gairebé tots, a fer la revolució. La República els era igual. Ho diu ella mateixa, qui ens havia de dir que tant de temps esperant la revolució i aquesta havia de començar a Espanya! Vull dir que tot plegat no és tan simple com ens han volgut fer creure.

    Salutacions.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Eastriver: corren retalls d'Allende per la xarxa que gairebé posen els pèls de punta, quan hom sap tota la història d'aquest home.
      Jo també sóc dels qui no hauria accedit a la universitat en altre circumstàncies, i les mesures del govern em semblen bàrbares. No ho sé explicar millor. És com retrocedir cent anys de sobte, amb l'agreujant que no sabem si això és reversible.

      Elimina
    2. He buscat el llibre que ecomanes i no el sé trobar. A canvi, et recomano una peça experimental i brillant: El corto verano de la anarquía, Anagrama.

      Elimina
  6. Un obrero es un hombre que tiene derecho al trabajo independientemente de su ideología o condición. Conocía el discurso de Allende y es demoledor. Las guerras, los alzamientos, la violencia los sufrimos los de siempre, de un lado y de otro; las personas de izquierdas contra las de derechas, mientras los dirigentes se van de los países llevándose el dinero a otros. No mueren los generales, mueren los soldados; las viudas son de los ciudadanos, no de sus dirigentes.
    Desgraciadamente esto volverá a ocurrir, la Historia de histeria se repetirá y gente que siempre nos llevamos bien nos daremos puñaladas en defensa de unas ideas que no son nuestras y que a nosotros no nos benefician.
    Muere el individuo, empieza el borrego; para eso nos quitan las escuelas, para crear fabricas de borregos. Un saludo y excelente entrada, muy a tiempo.
    Un saludo de un vecino de península.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Temujin, yo temo de verdad que eso sea realmente una vuelta al borrego. Nunca dejaron de soñar con una península de borregos. Curiosamente, los "soberanistas" de Convergència están completamente de acuerdo con el PP en las líneas maestras de la cuestión. Luego entretienen al auditorio con sus rollos patrióticos, pero el objetivo es el mismo: una península aborregada, idiotizada y maltratada.
      Está muy bien eso del vecino de la península. A ver si por ahí podemos empezar.

      Elimina
  7. I com sempre, i això és el que fa més mal, la gent és cega. No és tan difícil veure a quin déu serveix el poder. Tan dèbils som que necessitem un pare protector i canviar la realitat per la mística de les pedres i els mites?

    ResponElimina