11 nov. 2011

El infierno está vacío

Serían las tres y pico de la tarde, sábado, primeros de noviembre. Todo es muy barroco, pienso mientras me calzo mis gayumbos de Springfield a 14,5 euros el trío. Eso parece una frase de Bret Easton Ellis, murmuras tu -y te abrochas el sujetatetas con una destreza sorprendente.

La niebla llevaba unas horas gatuna, ronroneando acostada en la espalda del Segre. No la habíamos visto, porqué des de la madrugada cuando nos despertamos no habíamos salido de la cama. Fué a las tres y pico de la tarde cuando bajamos a la calle. Como diría Federico.

(En esos instantes, mientras te vistes, te quiero como nunca).


Creo que aquí cerca hay un restaurante, nada, un restaurante de barrio -pero digno, te digo mientras bajamos esas escaleras estrechitas bajo la bombilla amarillenta. Pisamos la espalda de esa Lleida triste y deprimida. Apenas tres cuadras, que diría Julio. Cocina abierta hasta las cuatro, dice el cartelito en el cristal empañado. Bueno, pues menos mal, jolín, estamos de suerte.

Después de dos horas aún no sabemos si el camarero es rumano o magrebí, como si eso importase algo. Todos los hombres son un misterio y un enigma. La tez blanca, los ojos azul mediodía, pero ese acento, joder, es que no lo sitúo. En un parpadeo sueño con barcos lejanos surcando un mar gris. Gris mierda. Y llamaradas en el horizonte.



Luego nos decidimos a andar. Pasados los cuarenta y pico, la digestión funciona mejor si caminas y por eso bajamos un poco más hasta el río. Desde hace un par de años, cuando pienso mi edad pienso en cánceres, tumores y gasto a la seguridad social: se avecinan las tomografías axiales que tantos disgustos le traen al Conseller Boy Ruiz. Y creo que Mariano propone cambiar los TAC por una palpaciones, ese viejo verde.

El parque de la Mitjana es un laberinto. Tiene algo de laberinto borgiano cuando le añades un poquito de ficción. No te aclaras nunca por más veces que te lo hayas pateado. Y eso se debe a que la vegetación crece, cambia, abraza, besa y abandona. Un árbol es el espejo deformado del otro. Te miro y tu me miras (eso también es una cita pero no recuerdo de quién). No eres la misma, pero como diría Einstein eso es relativo. Podría ser que mis ojos, con el transcurso de los años, ya no sean los mismos que te miraron la primera vez. A lo mejor es por eso que te veo distinta. Nos hemos hecho mayores. Yo todavía busco en tu cabeza un pelo cano. Y no tienes ni uno. Pero no voy a preguntarte otra vez si te tiñes: tu tampoco me preguntas nada. En esos años hemos aprendido a vernos. Todo eso lo pienso en ese parque. Sin ni tan siquiera sospechar que un poco más abajo, en el infierno, se están abriendo las puertas.

A veces siento que me gustaría envejecer a tu lado. A veces envejecer me oprime y me pone ateo. Pero pensar envejecer a tu lado, así todo junto me pone místico y me vuelve dulce, y en ese instante hago las paces con la muerte. No hay dolor ni oscuridad en este mundo (lo dijo Arseni Tarkovski). Y todos estamos juntos mirando al mar.

(No muy lejos de allí, en este mismo momento -las tres y pico-, en el infierno:)

Todos los demonios salían por la puerta. No teníamos ni puta idea de eso, porqué todo era leve y además la niebla se levantaba en jirones veloces. La maga del cielo levantó el velo (a lo mejor eso lo dijo Joan Perucho).
-Si el infierno está vacío y todos los demonios andan por aquí va a ser muy fácil llegar a un pacto. Seguro que algún demonio habrá que sea de Convergencia  o de Unió, y esos pactan hasta por un bocata de chorizo, que diría Albert Pla.


No sé qué demonios pasó luego, dicho a la manera de Bulgakov. Si se detuvo el tiempo, si pactamos con un demonio rancio. Creo que volvemos o volveremos allí hasta que el sol salga y nos desborde, que nos reviente las cejas. Me quiero morir a tu lado. Lo más tarde posible. Aunque cada tarde tenga que recorrer ese laberinto. Hasta que llegue la tarde en que el puto Lucifer tenga las puertas cerradas y entonces sólo los ángeles. Como diría Rafael Alberti.

14 comentaris:

  1. Sense cap mena de dubte, l'infern comença als 40 quan comences a veure amics i coneguts de la teva mateixa edat afectats per malalties greus i problemes de salut vària.

    Sobre els TAC només haig de dir que la meva mare s'ha passat una temporada fotent tacs i conyes marineres perquè tenia un fort dolor al ventre. No li trobaven res fins que el doctor de capçalera li va fer una palpació i li va dir:
    - què no han vist que és una hèrnica?
    - Si hagués tingut 18 anys ja m'haguessin palpat, però a una vella com jo no hi ha qui em toqui -va contestar la meva mare amb aquella sornegueria que només dona l'edat...

    ResponElimina
  2. Galderich, l'escena és molt bona, i possiblement freqüent. Si la teva mare hagués tingut vint anys és més probable que li hagués fet la palpació.
    I possiblement, les palpacions poden ajudar a diagnosticar. El que no té massa sentit és que canviem el protocol de diagnosticar per un protocol dictat per criteris de comptable. Parlem de la vida (o de l'infern), no pas de botigues.
    Tot i això, jo diria que tant en Boi com en Mariano fa molt de temps que viuen a l'infern.

    ResponElimina
  3. m'has fet recordar que "quiero morir contigo", són les paraules que empra un japonès quan es vol declarar .. ells sempre tan metafísics..però no deixa de ser molt poètic..

    també la teva escriptura la trobo més evocadora al mil demonios que al mil demonis.. m'agrada..


    a mi em sembla que un dels molts inferns comença en el moment en què les dones ens adonem que res ha canviat, que els homes sempre pretendran palpar dones 10 20 o 30 anys més joves, fins i tot quan la seva pròpia palpació només es dilati amb pastilleta inclosa..:)

    ResponElimina
  4. Hoy me has tocado las narices con unas palabras tan bonitas. Porque hay días en que uno está especialmente sensitivo (sensible no, horror de palabra) y no es agradable, o por lo menos no del todo, que algunas ideas que uno consigue adormecer entre semana se paseen campantes los domingos por la tarde (territorio de la melancolía).

    Estuviste preciso, y por eso hoy te maldigo... Sé que sabrás apreciarlo, porque además nombras sobre los ángeles y eso es más duro todavía.

    Vaig néixer a Lleida però conec poc la ciutat. El par de la Mitjana és una assignatura pendent. Quan aquest estiu hi vagi, si et trobo, et convido a una cervesa (perquè deus ser poc de vi, tu!)

    ResponElimina
  5. Lagarto: no conec gaire els japonesos, i tret del Yukio Mishima (que em sembla molt espès) només connecto amb algunes pel·lis del Kitano, en especial, "Dolls". Aquesta relació amor-mort també és molt medieval.
    Les diferències entre els Mil dimonis i els Mil demonios jo encara no les he pogut definir, però aquest comentari hi ajuda.
    I sobre palpacions res a dir: una metge suposo que també preferiria palpar homes joves.
    M'has fet recordar un antic company de feina, que estava molt enamorat de la seva dona. Jo en tenia 25 i ell 40, i em va dir:
    -Als 40, la dona és millor que als 25.

    ResponElimina
  6. Eastriver: bueno, yo también prefiero sensitivo a sensible (eso es muy fácil). Lo siento. Los domingos por la tarde son el peor momento de la semana, así que no debería poner esos posts en fin de semana.
    Acepto tu maldición, porqué sé que me la buscado a conciencia. Pero la idea de los ángeles no es gratuita: se pasearon por encima de las nubes ese día. No los vi, pero sé que estaban allí.
    Només t'esquivoques en una cosa: millor el vi que la cervesa.

    ResponElimina
  7. Lleida es una ciutat que o fa molt fred o molta calor. Per questions de feina hi he anat molts cops, no hi han gaires calers (si compares amb Girona o Tarragona) i molta gent de pas.

    ResponElimina
  8. Aris: sobre el clima no tinc res a dir, pur clima continental. Ara bé, sobre diners, jo diria que n'hi ha molts, però amagats sota les rajoles. Excepte a l'Ajuntament. L'alcalde es va pensar que era un faraó (un faraó més) i ara ens apuja els impostos municipals. Amb l'amenaça que si no paguem, els veïns haurem d'anar a dur les escombraries a l'abocador.

    ResponElimina
  9. Es muy distinto este texto, Lluís, a los poco que te he podido leer. Un placer leerte.

    ResponElimina
  10. Juan: creo que tienes razón, supongo que me planteo el blog como un espacio (también) para la experimentación y las pruebas. Enfin, espero que te haya interesado igualmente (o que por lo menos hayas llegado ahasta el final, cosa que a veces no es fácil).

    ResponElimina
  11. Molt bé, vi doncs! Home de gust també... Ho havia sospitat amb uns textos tan impactants. Salutacions i bona setmana.

    ResponElimina
  12. Temo que la valoració de cel i infern sigui més retòrica que física. Al cap i a la fi el cel deu ser un llogarret ple de rancis jugant als escacs. L'infern, en canvi, deu ser ple de lladres, corruptes, vicis i perversions. O sigui, més o menys com això.

    ResponElimina
  13. Eastriver: no havia caigut mai en la proximitat vi-impacte, però ho trobo divertit. Igualment bona setmana per a tu.

    ResponElimina
  14. Joan: jo diria que la realitat deu haver inspirat els teòrics de l'infern, mentre que el cel és una imatge estàtica (o extàtica).

    ResponElimina