6 de set. 2019

Jordi Pujol, el último franquista vivo

Resultat d'imatges de pujol y franco

El día 15 de abril de 1960 el señor Jordi Pujol i Soley publicó un panfleto contra Franco. Hace 60 años de eso. El panfleto se distribuyó en un acto del Palau de la Música, el día 19 de abril de aquel año, mientras se cantaba el Cant de la Senyera. El texto, que ocupa una sola hoja a dos columnas, se titula "Us presentem el general Franco". En siete párrafos breves Pujol hace una descripción del estado totalitario: falta de libertades políticas y sindicales, censura, falta de libertad intelectual y cultural, etc. Incluso habla de falta de libertad religiosa, aunque el autor precisa que no está hablando de la prohibición de otras religiones (solo menciona a la protestante, precisando que los protestantes le importan un comino), sino del control de ciertas variantes del catolicismo.

El texto es breve pero, entre líneas, advierte del talante de su autor y lo presenta. No hay que ser muy avispado para discernir. Así, aunque hay gran cantidad de frases en las que detenerse un rato para analizarlas, me sorprende el último párrafo, que por algo debe ser el último. Todo buen novelista (e incluso los poetas mediocres) saben que se debe dejar para el final la gran sorpresa, el giro argumental ingenioso y cautivador que dejará patidifuso al lector. Creo que, a buen entendedor, con pocas palabras basta. Ahí está ese párrafo final (conservo la ortografía y la puntuación del original): 
La manca de llibertat és absoluta. I només és atenuada per l'estat de corrupció en què vivim.
El general Franco, l'home que aviat vindrà a Barcelona, ha escollit com a instrument de govern la corrupció. Ha afavorit la corrupció. Sap que un país podrit és fàcil de dominar, que un home compromès per fets de corrupció econòmica o administrativa és un home presoner. Per això el Règim ha fomentat la immoralitat de la vida pública i econòmica. Com es fa en certes professions indignes, el Règim procura que tothom estigui enfangat, tothom compromès. L'home que aviat vindrà a Barcelona, a més d'UN OPRESOR, ÉS UN CORRUPTOR.
(Traducción al español: La falta de libertad es absoluta. Y solo es atenuada por el estado de corrupción en que vivimos.
El general Franco, el hombre que pronto vendrá a Barcelona, ha elegido como instrumento de gobierno la corrupción. Ha favorecido la corrupción. Sabe que un país podrido es fácil de dominar, que un hombre comprometido en hechos de corrupción económica o administrativa es un hombre prisionero. Por eso el Régimen ha fomentado la inmoralidad de la vida pública y económica. Tal como se hace en ciertas profesiones indignas, el régimen promueve que todo el mundo esté implicado, todo el mundo comprometido. El hombre que pronto vendrá a Barcelona, además de UN OPRESOR, ES UN CORRUPTOR.)
[Las profesiones indignas: ¿cuáles deben ser? ¿Menciona aquí Pujol, elípticamente, a su padre Florencio, el especulador oscuro tolerado por el régimen de Franco? ¿Qué endiabladas hipótesis freudianas esconden "las profesiones indignas"? ¿Hay algo mefistofélico y a la vez demente en el fundador de Convergència y padre del nacionalismo en época contemporánea? ¿Es la Cup un heredero despistado y sinvergüenza del nacionalismo burgués? ¿Es David Fernández Ramos un Nosferatu amnésico?]

Recuerdo que mi madre me contaba, siendo yo un tierno preadolescente, el impacto que causó el panfleto de Pujol en la sociedad catalana del año 1960. Con esta hoja (que no llega a libelo), el nombre de Jordi Pujol se metió en los hogares catalanes. Se granjeó un nombre, lo sembró. Y lo cosechó unos años más tarde. Pocos días después de "los hechos del Palau" (la distribución de la hoja en cuyo reverso estaba la letra de "El cant de la senyera", ojo al dato), Pujol fue detenido y encarcelado. Se cuenta que, una vez detenido, en un primer momento negó ser el autor del texto, pero la versión que hoy relata la Wikipedia en catalán explica que, tras ser brutalmente golpeado, confesó -bajo tortura- la autoría. [Nota para un novelista especulativo o proclive al delirio conspiranoico: ¿Y si Pujol no hubiese sido el autor, pero hubiese aprovechado la ocasión para obtener notoriedad?].Al impresor del texto (un impresor de Vilanova de quien la Wikipedia catalana no enlaza nada) le cayeron tres años de presidio tras la delación.

Me chocan muchas frases del texto, pero hay una que me sorprende más que las demás. Se trata de "la falta de libertad es absoluta y solo la atenúa el estado de corrupción". ¿La corrupción atenúa la falta de libertad? Esa afirmación es digna de un ensayo filosófico que le interesaría tanto al señor Rajoy como al propio señor Pujol, quien hizo una gira de conferencias por Cataluña sobre ética y política hace algunos años (Que yo sepa, el señor Mariano Rajoy no da conferencias sobre este tema tan espinoso, por lo menos). Pero el párrafo entero nos describe un fenómeno de orden psicológico/psiquiátrico tremebundo (estoy pensando en Lacan, sobretodo) que promueve varias preguntas. Yo solo dejo tres, aunque las redacto como una sola: ¿es Pujol el último franquista, el auténtico heredero del régimen totalitario, el que mejor aprendió la lección?.

Y por último: ¿como encajaría la sociedad catalana la evidencia de que votó -a veces por mayoría absoluta- a un Doctor Caligari? ¿Cómo entiende esta sociedad que vote, hoy todavía, a sus sucesores?

5 comentaris:

  1. LLeva cuidado, amic Lluis. Estoy leyendo últimamente que, cuando más se critican personas y postulados por hechos demostrados, más simpáticos caen, y en consecuencia más proclives a ser votados.

    Por otro lado, no verás a ninguno de estos de la ANC, de Omniun, o del prosses, que no te diga que es un exhonorable, pero que es "nuestro ex-honorable. Ya puedes poner pruebas. decir que se ha llevado montones de billetes, millones, para ser más exactos de euros a Andorra, Mónaco o las Jersey; demostrar que hizo millonario al Prenafeta y que estafó a los ahorradores de Banca Catalana y a los depositarios de las acciones del Gran Tibidabo junto con el De La Rosa, te dirás que si, pero que es "dels nostres", y que él, a diferencia de lo que escribes tu, lo hizo siempre con amor al país que le vio nacer, cosa que, por lo que nos demuestras sólo por criticarlo, tu careces.
    No ganarás la partida. Quien no quiere ver no lo ve, por más que demuestres que tienes la verdad de tu parte.
    Un abrazo y no desanimes.

    ResponSuprimeix
    Respostes
    1. Se muy bien que esa partida no la ganaré. Hace poco vi a un inflamado (algunos le llamarían hiperventilado) que pretendía justificar a Pujol con este argumento: Jordi se llevó unos dineritos a Andorra para cuando llegase la república catalana y así poder financiarla. ¡Alma de cántaro! Don Garbancito del Eixample no quiere compartir nada con nadie que no sean sus vástagos: ni tan solo se solidarizó con su antiguo partido, que está embargado e investigado por el pérfido estado español.

      Suprimeix
    2. "Nuestro ladrón", "nuestro exhonorable" y demás "nuestros" son variaciones contemporáneas de aquella "nuestra querida" que la mujer de un burguesito catalán identificó en el gallinero del Liceu, anécdota ridícula y paradigmática pero que tiene una gran predicación en el nacionalismo nostrat y que demuestran de qué hablamos cuando hablamos de Cataluña.

      Suprimeix
  2. Pa mear y no echar gota, y al ritmo de tu entrada...pero antes agárrate:

    https://cronicaglobal.elespanol.com/en-voz-baja/jordi-pujol-brinda-rey-circulo-ecuestre_273345_102.html

    ResponSuprimeix