23 gen. 2013

Una Orestíada catalana (ensayo 2)



No sólo recomiendo ver el video antes de leer el texto, si no que recomiendo ver el video y no leer el texto.

Apuntes para una orestíada catalana

Esta es la historia de un chaval que nació en Cataluña, en mil novecientos sesenta y pico.

Su padre fue un hombre dominado por la parte mental e ideológica del alma. Lleno de intenciones y de carga política. Durante la época franquista este padre fue un resistente de izquierdas. Decidió que su hijo no sufriría la humillación de pasar por la escuela nacional del fascismo vencedor.

En la Barcelona de mil novecientos sesenta y pico se recorrió los colegios alternativos: pequeñas escuelas privadas imbuidas de catalanidad, renovación pedagógica y espíritu democrático. Dedicó a sus pesquisas una mañana tras otra, sin ir al trabajo -y sin cobrar. Al fin se decidió por un colegio en la zona alta, barrio de ricos en donde la presión del estado totalitario era -como siempre es- mucho más débil y permisiva.

El colegio estaba ubicado en una bonita torre de Sarrià. Disponía de jardín frondoso, maestros jóvenes y barbudos, eslóganes progresistas en las paredes y todos hablaban en catalán. El castellano era un idioma al que, como al francés, se le dedicaban algunas horas a la semana. (Con el paso de los años y el espejismo de la Transición, sobre este modelo de escuela activa se organizó el sistema público de educación -hoy residual).

El hombre -el padre- se dió cuenta de que los compañeros de clase de su hijo llevaban los apellidos Pujol, Rosell, Vilanova i Vila d'Abadal, Busquets, Tremolosa, Quadras, Sarsanedas, Maluquer. No sabemos qué pensó en este instante. Quizás pensó que la escuela podría ser un acceso al ascensor social. (El ascensor social era un mito que por entonces todavía tenía muchos creyentes). O quizás el hombre-padre no pensó nada. Quizás no se dio cuenta de que él era un obrero, hijo del emigrante de un pueblo miserable. Ni de que su hijo era hijo de un obrero pobre. La mensualidad del colegio superaba sus posibilidades, pero el director le tranquilizó enseguida: como a este colegio vienen muchos ricos, ellos pagarán por usted. Aquí somos demócratas y socialistas.

Nadie se dio cuenta de que estaban llevando a cabo un experimento pedagógico, propio de retorcidos psicólogos sociales americanos. ¿Qué pasa si metemos a un solemne pobre en un medio de ricos? podría ser el título de una tesis doctoral en la Universidad de Berkeley. La hipótesis podría ser: el niño pobre se acogerá por necesidad a los valores de su entorno, los incorporará y deseará ser como sus compañeros.

Pero año tras año la hipótesis tendía a desmentirse. Llegaban las navidades y los Rosell, Pujol y Vilanova recibían enormes regalos de reyes, paquetes fastuosos abiertos en sus chalés y mansiones. En Pedralbes o el Ampurdán, la Cerdaña, la Suiza alpina, Menorca. Después del verano, los Busquets, Maluquer y Tremolosa contaban magníficos viajes a América del Norte, Suecia, las islas griegas. Barcos y aviones. En aquellos tiempos no existía el turismo de masas y la clase media baja permanecía dentro del cerco establecido. El niño iba a un camping a cien kilómetros de Barcelona, y allí transcurría su verano. Lo pasaba en compañía de la madre mientras el padre suponemos que proseguía con su trabajo.

Aunque en este camping le sucedieron cosas maravillosas, algo iba mal.

Finamente el niño no quiso ser como un rico ni acumuló ninguna fortuna. Siguió siendo pobre, ya sea por vocación o por destino (¿quién lo sabe?). Tuvo que lidiar con el resentimiento sumergido en la lectura de libros de aventuras (de las bibliotecas públicas), que fueron desde los piratas de Salgari hasta las trifulcas de su héroe de juventud, el guerrero anarquista Buenaventura Durruti, un hijo de pobres que un día decidió terminar con los ricos por la ruta del fuego.

Algunas noches soñó que los Vila d'Abadal, Sarasanedas, Pujol y Rosell huían de sus chalés en llamas, intentando escapar de los milicianos de la FAI.

Luego se dormía profundamente y soñaba dulces sueños eróticos, a menudo indiscriminados y bisexuales. Intuía una paz muy lejana escondida detrás de enormes desiertos de palabras y silencios, océanos de luz y tinieblas, noches de humo y azufre. Nubes y más nubes, de colores distintos, nubes irisadas.

Finalmente, pues, el experimento había encontrado un final feliz y tranquilizador: el niño no sería jamás el salvaje Orestes asesino sino el errático Hamlet, incapaz de llevar a cabo ninguna venganza.

Aunque Macbeth, muy al final de su periplo infernal, diga: "Ya comienzo a estar cansado del sol/ y me agradaría que el universo se hundiera". Creo que el niño comprendió esta frase.


__________
Notas:
1- La voz que se escucha es la del sorprendente e inquietante contratenor Xavi Sabata, y procede del raro Brou Nou (2003).
2-La referencia al film de Pier Paolo Pasolini Appunti per un'Orestiade Africana (1970) se limita al título del texto. Pasolini pensaba que debía abordar el tema de Orestes des de una perspectiva tribal y arcaica, adjetivos que no pretendo aplicar a Cataluña.
3- Hay una leve referencia a la novela de Boris Vian "Escupiré sobre vuestras tumbas", es cierto.

13 comentaris:

  1. He vist el video i no he pogut estar-me de llegir el texte.
    Quina coincidència, el meu Pare va fer el mateix amb mi, a sisé de bàsica em va treure del Padre Mañanet i em va portar al Garbí.
    idem d'idem. no tinc paraules.

    ResponElimina
    Respostes
    1. He exagerat algunes coses, però essencialment he resumit la relitat. És clar que en un text breu es fa difícil i no hi caben els matisos necesaris, però si vas passar per una experiència semblant (ai, el Garbí!) els matisos ja te'ls saps. Salut!

      Elimina
  2. És difícil jutjar a posteriori les decicions cercant el millor pels nostres fills en funció de com han anat les coses. També em faig molts plantejaments sobre el tema respecte les meves filles i estic convençut que finalment passarà el que hom no té previst si és que es té prevista alguna cosa, tema del que en dubto.

    L'ascenció social es produeix per triar una carrera "amb futur" o a cop de bragueta. Suposo que en una escola d'èlit amb els cognoms que dius devia ser més fàcil...

    De totes maneres conec Busquets, Pujols... i d'altres noms que són tant proletaris com els Sánchez, Rodríguez... Les èlits econòmiques i socials miren el c/c.

    ResponElimina
    Respostes
    1. És obvi, el cognom no indica una sola cosa. Allà també hi havia Garcias i Pérez, i de Pujols pobres també n'he conegut. La brevetat del text no em permet matisar el què caldria, diguem que és un esbós...

      Elimina
  3. He vist el video i he llegit el text, com ha fet l'Aris. Aquest cop no hem seguit els teus consells, i és que som tafaners de mena.

    Els meus pares em van portar a l'escola pública. Les escoles municipals no eren "La Escuela Nacional". Amb tot, van creure en l'ascensor social, com el teu pare, un ascensor basat en la cultura de l'esforç. No va ser tant per esdevenir membres de la burgesia, això no, sinó d'una classe mitjana que es van creure que existia. Durant la transició ens van fer combregar amb rodes de molí i ens van fer creure que parlar de classes socials ja no tenia sentit. Qui ho repetiria, ara? Qui gosaria dir-ho? Vam ser tots uns ingenus. I ara la realitat explota amb totes les megatones imaginables.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No hi ha millor manera d'aconseguir que algú es llegeixi un text que prohibint o aconsellant de no fer-ho... diguem que és un truc molt vell.

      Elimina
  4. ¿Ascensor social? ¿subir a donde? al final todos al hoyo y tener más dinero, no significa tener más felicidad. Yo no envidio ya a la gente que tiene más dinero, ya he pasado esa etapa.
    Tan solo me gustaría que nadie pase necesidad al lado de alguien que derrocha de manera inmoral, aunque necesidades y derroches son términos relativos.
    He conocido a auténticos imbéciles de clase alta y de clase baja y he llegado a la conclusión que no todo es el dinero, aunque si es importante, no lo es todo.
    Por cierto, yo nunca fui a escuela privada, tan solo me peleaba con los de la escuela privada.
    El video no lo entiendo, sino es un recodatorio de la sangre de los de siempre... los muñecos del sistema...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te confieso que el video tampoco lo entiendo muy bien, en realidad ensayo imágenes y movimientos, creo que no quiere decir nada en concreto pero lo de la sangre de los de siempre y los muñecos me ha gustado.

      Elimina
  5. els ninos no volen assasinar el seu passat, el suporten. Mentre el fum s'enrosca cap amunt difuminant-se com els somnis esvanits de l'infantesa.

    ResponElimina
  6. ¿...y se inmoló el niño para dar paso al hombre? ¿mató el hombre los retazos de infancia compartidos a la fuerza con quienes -hoy hombres también- mantienen el ritual ocioso de las estaciones del año...?

    (A cuento o no, se me viene el recuerdo del dicho: "La chaqueta es esa prenda de vestir que los adultos ponen a las criaturas cuando ellos -los adultos- tienen frío". Y yo añado que es suficiente con la intención bienhechora.)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lo de la chaqueta y el niño es genial, porqué se puede extrapolar a lo que quieras. Incluso a la democracia.

      Elimina
  7. Vivim una permanent tragèdia perquè som esclaus de les decisions dels altres, tant si no ens sortim del guió que ens han marcat com si ens hi enfrontem. Segurament, la mort és l'única decisió sobirana. O mirem-ho d'una altra manera: potser continuar vivim també ho sigui. I mira, de forma totalment inconscient, primer he llegit el text i després he mirat el vídeo. I me n'alegro d'haver-ho fet així.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Continuar vivint sí que deu ser una opció sobirana, especialment quan des del poder se'ns suggereix als pobres que ens podríem anar morint perquè resultem gravosos.

      Elimina