28 d’oct. 2017

Nosotros y ellos

Resultat d'imatges de nosotros

Con tanto hablar de "nosotros" y "ellos", un día aparecieron "estos".

"El 30 de agosto, Salvadó [Josep Lluís Salvadó, secretario de Hisenda de la Generalitat] llamó a Raúl Murcia, que es asesor de la Generalitat en materia de difusión institucional, y le explicó que estaba en Sant Vicenç dels Horts con Junqueras. Le dice: “El mes de octubre no hay capacidad, ni tenemos control de aduanas, ni un banco. La cosa no pinta, está muy verde, eso cualquiera que tiene dos dedos de cerebro lo sabe. Ahora bien, a mí me da pánico que si transmitimos las cosas como son en realidad (...) estos no lo acaben utilizando para decir: Junqueras no ha preparado al país para que el 2 de octubre declaremos la independencia”. (La Vanguardia, 28-10-2017).

Me detuve en la mención a "estos". El peligro de que "estos" te acusen de tibieza, de ineficacia, de mentiroso. Posiblemente de "botifler".

"Estos". El terror a los "estos" es el mismo terror que llenó de sudor la frente ocultista del President Puigdemont el jueves 26, cuando decidió echarse al monte tras horas de dudas terribles. ¿Quienes son "estos"? No se trata solamente de la Cup ni de sus siniestros Comités de Defensa del Referéndum" (¡vaya arte en el eufemismo!), se trata de algo mucho peor: se trata de los cientos de miles de personas a los que han azuzado, espoleado, hipnotizado, usado, envalentonado, llenado de esperanzas delirantes y de eslóganes publicitarios durante años. Se trata de que les tienen miedo a los suyos, a los obedientes, los que acuden a las manifestaciones con la camiseta oportuna, los que les aplauden y les votan, los que fueron a votar en el referéndum de los tupperwares, dispuestos a llevarse los mamporros para mayor gloria de los líderes, mientras el trío Puigdemont, Junqueras y Forcadell se escondían hábilmente, con sus escoltas. Para no recibir ni un arañazo. La sangre patriótica mola mucho, sobretodo cuando es la del pueblo. Tienen miedo de la gente a la que han engañado.

A partir de ahora voy a leer con otra mirada los libros de historia. Los libros cuentan eso porqué ha sucedido un montón de veces a lo largo de la historia. Pero para comprenderlo bien debe vivirse, como todo. Para comprender que es hacer el amor hay que hacerlo, no basta con leerlo. A partir de ahora comprendo: que pasa cuando el individuo prefiere ser masa, qué pasa cuando ese individuo deviene masa para obedecer al líder sin fisuras, qué pasa cuando se repite un eslógan pronunciado por un Jordi con un megáfono, qué pasa cuando alguien empieza a creerse el delirio de otro. Me quedan dudas: dudo de que Puigdemont delire de veras. Creo que solo quiere salvarse a si mismo y para ello dice salvar a la patria, ese recurso.  Dudo de que lo haga Junqueras, tipo demasiado oscuro. Quizás delira un poco más de veras Forcadell, que muestra un extraño rictus de heroína trasnochada, visionaria, a medio camino entre la Santa Teresa de Jesús más alucinada y la Agustina de Aragón más kamikaze. Pero incluso así... creo que no deliran, en el sentido de la psiquiatría clínica, digo.

Se hicieron un lío tan gordo con el "nosotros" y el "ellos" que incuso aparecieron "estos", que son de los nuestros pero nos podrían joder tanto o más que los "ellos". Y al final decidieron complacer a los "nosotros" para evitarse los problemas con los "estos", que temen más que a los "ellos". Llevamos un montón de años con gobiernos (de partidos corruptos, para más señas) que en vez de gobernar se emplean, en cuerpo y alma, en satisfacer a los "nosotros". Dicen por ahí que gobernar es perseguir el mayor bien para la mayor parte de los ciudadanos, pero prefirieron satisfacer solo a sus "nosotros". Quizás por culpa de un delirio del que todos acusarán a otro, quizás por una patria jamás vista, quizás, he ahí, para mantenerse en el sillón.

Después de más de 50 años viviendo en Cataluña, las cosas de los políticos de la derecha nacionalista ni me sorprenden ni me sublevan, ni casi ya me indignan. Lo que me jode de veras (y cuando digo que me jode de veras, es de veras) es lo otro: los aplausos, los votos, las multitudes tan dóciles, tan agradecidas, tan solemnes, esas multitudes autoabanderilleadas, tan alegres, tan seguras de sí mismas, esa prensa que repite las consignas (¿a cambio de una subvención?), esas euforias colectivas. Me da miedo la gente que vive aquí. Tengo miedo de mis coetáneos, y entre el miedo y la tristeza estoy hecho un asco. Llevo un montón de horas triste, abatido. Viendo películas antiguas con la actitud del pobre tipo escondido en un refugio antiaéreo. Alguien debería contarles a los muchachos de las banderas que aplauden a unos petimetres que ellos jamás lucharon: ni la democracia -ni tan solo la enorme autonomía- son su juguete particular, porqué son logros de gentes de toda España. Hay algo muy de niño mimado y consentido en toda esa historia. 

Por mi parte, yo jamás me sentí patriota, y ser catalán o no serlo no es nada que me haya importado mucho. Pero ahora las cosas se me han empeorado. Empiezo a sentirme raro, extraño, más cerca de extranjero, más próximo al exiliado. Hay algo de vergüenza, y es una vergüenza nueva. Que "ellos" cumplan con su comedia me parece "normal", pero que mis parientes, mis conocidos, mis compañeros salgan a aplaudirles eso es una tragedia de la que no me voy a recuperar jamás.


7 comentaris:

  1. Es un detalle, el de "estos", que he pasado por alto. Y mira que lo he leído y releeido.
    Has dado en el clavo.
    Salut

    ResponElimina
  2. Tens raó quan dius que ara, més que mai, et pots posar en la pell dels nostres avis i pares. Ells sí que van haver de lluitar per defensar les seves institucions, una ideologia, un estil de vida, per defensar les seves vides i dels éssers estimats. Comparar tots dos moments és injust per a ells i totalment pueril i inadequat. I entenc també els dubtes que tenien per emprendre o no una acció, per adscribir-se a allò que més s'adeia a cada moment amb la seva ideologia, amb la seva manera de pensar. I també com entomàven les badades que feia l'esquerra, i les baralles intestines que hi havia. Proclamar ara dosis d'heroïsme en el moment actual em sembla pueril. I ignorar el moment històric de la II República (parlo de l'espanyola) i, en comptes d'això, retrocedir al relat impostat del 1714 em sembla altament reprovable, pueril i ignorant.
    Ara bé, com que jo, com a humana, soc un ésser mortal i contradictori, vull transcriure un fragment que vaig llegir no fa gaire del Guy Standing i que em sembla que recull amb exactitud el que pensa i sent una part d'aquest moviment amalgamat que s'anomena "independentistes". I que jo no el veig un punt diferent dels "sobiranistes". Això ho haig de pensar millor.
    Guy Sanding. La corrupción del capitalismo:
    "En España, de forma similar, ciertos movimientos independentistas catalanes, aunque de muy diversa índole política, representan la motivación de una movilización al estilo del precariado, que consiste en hostilidades al centro financiero global (i jo hi afegeixo "y político") en este caso, Madrid, y un deseo de recrear comunidades de seguridad y de creatividad que sean sostenibles. Tiene más que ver con una excitante vitalidad que con el nacionalismo".
    Ara mateix, cada part ha obtingut el símbol que buscava: la República catalana (la 6a), que, de fet, ni ha estat proclama, i, de l'altra, el 155, que aquest sí que es posarà en marxa. I de moment, tot haurà canviat perquè no canviï res, o potser sí. T'ho ben asseguro que no en tinc ni idea i, de vegades, et confesso que també em poden les emocions i també ho accepto...

    ResponElimina
  3. Molt interesant el argument de MAITE MAS.
    Aixó de : "... I ignorar el moment històric de la II República (parlo de l'espanyola) i, en comptes d'això, retrocedir al relat impostat del 1714 em sembla altament reprovable, pueril i ignorant..." és, al meu criteri, exacte.
    Salut

    ResponElimina
  4. Me gustaría darte palabras de ánimo,
    pero es que no las tengo.

    Besos.

    ResponElimina
  5. "Que "ellos" cumplan con su comedia me parece "normal", pero que mis parientes, mis conocidos, mis compañeros salgan a aplaudirles eso es una tragedia de la que no me voy a recuperar jamás "......Lluis,en esta última frase no estoy seguro de a quienes te refieres, si a los que se han tragado el cuento de la república independiente de " casa nostra " o a los que están (estamos) en contra de continuar con el delirio paranoico procesista.

    ResponElimina
  6. Yo también estoy con vosotros.Somos los Otros.
    Alucino cuando oigo salir las palabras que salen de la boca de los políticos de la antigua convergencia y que hoy encabezan y lideran la marcha hacia un país libre e independiente. Cada mañana pienso lo mismo, con rabia, cuando voy sorteando gente durmiendo en la calle, y no són tres,antes de llegar a mi trabajo? Qué han hecho estos "magos" durante los 20 años que han gobernado? A parte de robar? Que desfachatez tienen!!
    Ànims Lluís i no deixis que aquests sentiments puguin amb tú. Pots sortir del teu cau, prenem una cervesseta inpetem la xerradeta.
    Salut i força

    ResponElimina
  7. Amigo, cuanto le comprendo. Yo ando estos días viendo los vídeos del programa " A fondo" de Soler Serrano, intentándole refugiar en algo, un resto del pasado, de inteligencia y cordialidad. Y permítame que vuelva a llamarle amigo, como el charnegazo de barrio que soy, con el que se entendió desde el primer día cuando dejó el colegio donde también iba Sandro Rosell.

    ResponElimina