30 jul. 2012

Sueño de Eclíptica.


Cae esa noche amplia y perezosa. Julio en el interior del país, el bochorno anda con zapatitos de charol lentos y pegados al suelo y el eco del sol envuelve los pinos para levantar el olor de la resina, asfixiante como el canto del grillo. A uno le vienen ganas de largarse de casa cada noche, cuando cae la noche a uno le gustaría estar por ahí, como los pájaros en el aire. Si todas las noches fuesen como esta, mi amor, siempre andaríamos por las nubes del verano como vagabundos felices, tremendamente ricos y ausentes, sin dinero y sin gravedad.

El aviso llegó unas semanas antes por el correo de la pantalla:
Concierto Eclíptica, Observatorio Astronómico de Castelltallat, el 21 de julio de 2012 a partir de las diez de la noche, noche de música y observación del cielo, cómo llegar...

Desde Terrassa hay apenas una hora hasta ese paraje raro y severo, de colinas anónimas (anónimas para mi, claro) que se quemaron en un incendio colosal de hace unos cuantos años. La carretera fluye en lentos meandros y la cúpula albina del telescopio no se distingue hasta que no estás ahí, como un romántico refugio oculto de maquis, bandoleros, piratas o poetas locos.


Jordi es otra vez el amfitrión capaz de saber qué historia quiere escuchar cada uno de los que llega, y por eso me cuenta una de milicianos de la FAI, curas y una mujer del astrónomo, tan gorda que tuvo un bebé sin haberse percatado del embarazo. En este preciso instante (ante la tumba del párroco iluminada por una velita) comprendo que el mundo debe ser fácil o incluso dulce cuando uno ha aprendido a ver lo fácil y lo dulce, y a abstenerse de lo demás.


Eso mismo -creo yo, me digo yo- es lo que cuenta la música y la voz de María Rodés, que ya ha empezado a cantar. Me dejo llevar. ¿Qué otra cosa habría podido hacer, pobre de mi? Luego dejo caer lentamente mi cabezota sobre tu hombro blando que esperaba cálido, pero resulta que el viento de la madrugada lo ha erizado.
____________________________
Cuando la música se termina y las luces no se encienden (las estrellas no tienen conmutador) la gente se va para el telescopio y es entonces cuando, pardos como los bichos de la noche, nos reunimos cuatro blogueros y es la voz de la Lagarto la que suena a mi derecha: -Oye, me han dicho que tu eres Luis, el del blog, verdad?


_____________
Annexos (prescindibles)
En el otro extremo del sueño recuerdo de repente un sueño macabro, también veraniego.
http://tu.tv/videos/sueno-de-solentiname-mano-negra


14 comentaris:

  1. Em sapgreu de tenir aquesta connexió de llapis que fa que no pugui accedir a cap contingut multimèdia... vídeos res, fotos ben poques. D'aquesta manera, sense poder sentir a la María, em quedo a mig camí de la teva entrada. La recuperaré quan sigui a Barcelona.

    De moment em quedo amb això de "lo fácil y lo dulce", quanta raó tens, Lluís.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Estic segur que t'agradarà la veu, la música i la lletra. Parla de les coses senzilles i de l'error de caure en la complicació.

      Elimina
  2. Gràcies! El tenia controlat ;-)

    Pintava molt bé aquest concert, em van passar info dies abans i realment m'hagués agradat anar-hi. Llàstima que no m'anava bé per la data i perquè... A saber com hi hagués arribat! :-S

    Salut! :-)


    o

    ResponElimina
    Respostes
    1. Oriol, hi havia un autobús que pujava des de Barcelona i l'any que ve, qui sap, ja trobarem la manera. (Si les autoritats encara li destinen una mínima ajuda...).

      Elimina
  3. Tinc que anar algun dia aquest observatori, la vista té que sé impresionant.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ho tenim aprop i el lloc és molt especial, perdut enmig d'un espai enorme i obert amb una visibilitat impressionant (si tot va bé).

      Elimina
  4. todos los gatos sooon pardos! que viva el gato que es muy simpático!
    gatos, demonios y lagartos... o la sorpresa de un feliz sueño veraniego..
    doncs, sí, jo també vull ser vagabund feliç i caminar sense gravetat damunt un núvol d'estiu.. sempre..
    bon es-tiuuuuuuuuuuuuuuu!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Bon estiu, Lagarto i companyia. I l'any que ve repetirem si la crisi i les cames ens ho permeten (i si no, hi anem volant).

      Elimina
  5. Va ser una nit plena de sons i emocions especials.
    Tan de bo totes les nits fossin com aquesta, que ens permetessin vagar i ser així de rics.
    Tenia a mig escriure la meva versió de la nit Eclíptica.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si totes les nits fossin com aquesta potser ens empatxaríem, però algunes més estaria molt bé...

      Elimina
  6. Un altre any se m'escapa aquesta proposta amb marca Girbén i que ha de ser un niu de sorpreses controlades perquè l'atzar ho requereix.

    ResponElimina
  7. Qué bonita descripción, y qué bonito que te llamen "Luis el del blog" ¿verdad? :)

    Me perdí, pero he vuelto :D

    ResponElimina
  8. La pega, Lluís, és que, pel rodamón, el món no s'atura... I ja ens tens, superposant a la dolça memòria de l'Eclíptica, tal feix de fantàstiques noves visions que per poc no ens l'esborren. No saps com de bé m'ha anat llegir-te per a recuperar aquella nit.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Doncs si ha servit per a això ja em sembla collonut.

      Elimina