20 de set. 2020

El pronombre "yo" en los blogueros y los youtubers


Youtubers y blogueros somos hijos de dos épocas, distintas, separadas por poco más de una década: entre los blogueros y los youtubers hay una distancia muy escasa. Creo que si los blogueros del año cero no se han pasado a youtubers es por prevención y cierta pusilanimidad o vergüenza: el youtuber exige lo físico. Los viejos blogueros estamos casi todos canosos, calvos en muchos casos, barrigudos en la mayoría, ojerosos, arrugados en varios grados. Perdónenme el lenguaje androcéntrico: viejas, canosas barrigudas... Por eso nos mantenemos firmes en los blogs que nos eximen de mostrar nuestra apariencia decadente: nos escondemos detrás del palabrerío escrito.

El youtuber es un tipo joven, insultantemente joven. Exhibe su rostro de piel lisa y lustrosa, y su pelo generoso o abundante, brillante, esos mechones que le ilustran cuando se le caen encima de las cejas, casi sin querer, y le cubren un ojo. A veces el youtuber se permite el torso en la pantalla, la barriga llana, los ojos sin gafas de miope o de estigmático, y las manos lindas. Hay algo virginal en el youtuber, algo adolescente: los viejos blogueros nos lamentamos de que no existiese el youtuber cuando todavía estábamos presentables, cabelludos, delgados, con el pelo íntegro en su color o su densidad. (Perdónenme el lenguaje androcéntrico de nuevo, de veras se lo pido que me perdonen).

Muchas son las cosas que nos separan a los viejos blogueros de los jóvenes youtubers, excepto una: lo que nos hermana, a pesar de la décadas, es el uso del pronombre de primera persona en singular: YO. YO. El epigrama aburridísimo del yo.

Mi opinión, mi punto de vista, mi visión del asunto, mis gustos estéticos, literarios, cinéfilos, políticos, sexuales, nacionales, históricos, mis manías, mis fobias, mis filias, mis ancestros, mis puntos fuertes (en el caso de los débiles) y mis puntos débiles (en el caso de los fuertes). Mis fotos, mis libros, mis películas, mis gatos, mis perros, mis novias, mis amantes, mis paisajes. Una exhibición constante e imparable, una catarata del yo, yo, yo. Una catarata como la del Iguazú: insoportable. Incluso una persona tan joven como la poeta Juana Dolores, premiada por su su poemario por una parroquia barcelonesa, no se sale nunca del poema del yo. Yo, yo, yo. Mi, mi, mi. Mío, mío, mío. Ella habla de Mi coño. A veces. En inglés se reían los ingleses de eso: Me, Myself and I. A la Juana le premió un parroquia, que eso conste.

¿Los blogueros y los youtubers y los que se expresan por el Facebook somos un ejemplo de la democratización de la cosa pública? ¿Nos verán así dentro de 100 o de 200 años? Yo creo que no. ¡Qué compleja es la democracia cuando a la democracia se la toma en serio!

Los blogueros nos estamos extinguiendo, como los dinosaurios grandes. Sobrevivirán los pequeños, más adaptables. Hogaño es como antaño: nada nuevo bajo el Sol. Muchos viejos blogueros y nuevos youtubers se pasan (nos pasamos) al papel: es increíble pero es así. El papel, he ahí el papel. El papiro de los egipcios. El papel no muere. O su versión en e-pub o lo que sea, o su versión en Amazon. Creo que el futuro del papel está en Amazon, guste o no guste. Las librerías lo tienen muy mal: se les augura una reconversión sin ayudas y yo llevo años sin comprar en ellas y no me duele nada mi opción, la verdad: incluso la librería Calders se puso a favor de Torra y del catalanismo, vaya disgusto tan gordo.

El último libro que compré, vía Amazon, estaba impreso en Leipzig, por Amazon Distribution. Es "La raza catalana", volumen 2, de Francisco Caja. ¿En qué librería catalana hubiese encontrado o podido encargar este libro? ¿Lo hubiese encontrado en la semana del Llibre en català? Por eso existe Amazon, que en Cataluña es un espacio de libertad, y por eso dejarán de existir las librerías muy catalanas: la librería Calders se nos ha vuelto nacionalista, nos han dejado solos a los catalanes no nacionalistas. En correspondencia, nosotros dejaremos a la Librería Calders. Ellos se lo han buscado. Es lo que hay. La guerra la empezaron ellos. Ellos la perderán. Pero ninguna guerra es buena, y en todas las guerras solo hay perdedores, digan lo que digan los manuales de historia.

Yo, mi, mi opinión, mi punto de vista, mi opción, lo que yo creo bueno, mi verdad, mi razón. Quizás los blogueros de antaño y los youtubers de hoy hacemos oposiciones a tertulianos en un canal de televisión. Las tertulias crecen y la democracia se empequeñece: la democratización de la opinión es un espejismo.


El mundo es lo que uno percibe del mundo. La piel es la única frontera, y es una frontera que envejece.

13 comentaris:

  1. No puedo más que asentir a lo que expresas, y aunque cuenta el ego bloguero, ese filón barroco que llevamos todos escondidos y al que cuesta domar, no llega ni a la punta del caparazón del "yo" del "youtuber" .

    Quedamos pocos, pero los que quedamos somos células de resistencia.
    Un abrazo

    ResponElimina
    Respostes
    1. de todo eso hay que hablar, no es fácil ni sencillo. Todo es complejo y el mundo entero es así, complejo y cabrón.

      Elimina
  2. Hace años que no voy a una librería, en Barcelona, mi ciudad de origen. Me da un poco de vergüenza pero, si como dices, la mayoría está infectada de la "peste amarilla", menos aún iré. Quién nos iba a decir que "AMAZON" se convertiría en un reducto de libertad...
    Saludos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. El papel de Amazon en todo el asunto es muy complejo. Yo también lo veo como un espacio de libertad frente a los comercios identitarios y tribales, pero me puedo estar equivocando mucho.

      Elimina
  3. Creo que todos estamos aquí porque pensamos que tenemos cosas que decir y que esas cosas no son malas. Algunos nos atrevemos a escribir en público aunque no estemos capacitados, muchas ganas pero poca calidad pero lo perpetramos. Lo hacemos por eso, porque queremos hablar de algo y a lo mejor, tu entorno más cercano no es el más adecuado y aqui buscas otro tipo de "ambiente". Hay muchos maestros, licenciados, profesores, escritores, jubilados con estudios, gente que escribe bien y puedes aprender. Este tipo de ambiente no es de mi vida real, aquí encuentro otras cosas que en mi quehacer diario no hallo. En mi caso es el EGO el motor, no lo niego, pero también mucha curiosidad.
    Yo vendo camiones, y si viene Puigdemont a comprarme un camión se lo vendo, con bastante menos descuento que a otros pero se lleva el camión puesto, el negocio es el negocio y a mi me pagan por vender camiones, no por dar mítines políticos, soy un profesional; si esos libreros hacen lo que supongo de tus comentarios, son unos aficionados con un negocio que les viene muy grande. Una librería siempre ha sido un negocio serio, no para pazguatos "bocachancla" En Burgos yo compro bastante en Hijos de Santiago Rodríguez, que es una de las librerías más antiguas de ESpaña, sino la que más y son gente seria e imagino que allí también habrá este tipo de negocio. Los libros de papel tienen magia, tienen vida, los tienes en casa y envejecen contigo, eso no lo dara ningun libro electrónico, por lo menos para mi.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo también soy un profesional de lo mío, y me toca obebecer al jefe. Las posibilidades de ser Consejero son nulas, así que tocará obedecer sin rechistar hasta el final de mi vida laboral. Eso no me molesta en lo más mínimo y lo quiero dejar bien claro: creo que el estado funciona así y que un estado democrático funciona cuando todos nos creemos ese principio elemental. Las desobediencias y las chulerías no son demnocráticas.

      Elimina
    2. En el momento en el que todos seamos sumisos al Poder, que no tengamos posibilidad de desobedecer, de "chulear" al Poder, ya nada merecerá la pena. Se habrá impuesto, aún más, el autoritarismo. Saludos.

      Elimina
  4. Pues yo voy a ver como va eso porque llevo 5 domingos bajando al mercado de san Antonio en busca de un libro reseñado por usted y por el señor Cartisano, que precisamente había sido muy popular y ahora no lo encuentro....
    Me cuenta un allegado que hay un comando que los compra para hacerlos desaparecer del mercado público. Lo había visto en 4 o 5 bibliotecas de Barcelona, pero ahora solo lo hay en 1, ha desaparecido de los archivos....es lo que tiene la inquisición linguística...
    Mañana voy a la biblio a ver si puedo encargarlo pues es de fuera del contorno cercano.
    Ya os contaré...

    ResponElimina
  5. Mira esto,, LLUIS:

    https://www.metropoliabierta.com/informacion-municipal/pleno-retirada-medalla-heribert-barrera-racista_31342_102.html

    ResponElimina
  6. Lluís. En Cataluña, puede provocar un enorme orgasmos, entrar en una librería "amarilla" y encargarles algún libro que les provoque la más grande de las urticarias. De autores catalanes en español. Por ejemplo.

    La próxima vez que vaya a Barcelona, entraré en una y les preguntaré que autores catalanes me recomiendan para conocer bien la literatura del lugar. En no más de un mes, tengo previsto hacer ese viaje. Saludos.

    ResponElimina