28 de gen. 2020

Del conde de Mataplana al senador Matamala (con concurso incluido)


Resultat d'imatges per a "comte estruch""

En el imaginario popular catalán hay personajes variopintos, des del pueril Timbaler del Bruc al Caganer (que podrían ser el mismo: un niño tamborilero que se agachó para plantar un pino en cuanto vio a las tropas de Napoleón. Dejaremos para otros las posibles comparaciones del Timbaler con los líderes procesistas, por lo del mucho ruido y pocas nueces). También hay unas brujas buenas por el Pirineo, que sirven para disimular un hecho histórico muy feo: la primera mujer europea ejecutada en la pira acusada de brujería fue en Cataluña, y el acusador fue un noblecillo catalán.

Hay más personajetes en la ficción popular: un señor muy beato que se llamaba Joan Amades los recogió en un librito no sin antes pasarles el barniz catalán: fuera cosas eróticas, fuera maldades, todo beatitud. Lo de Joan Amades no tienen nombre: bajo la excusa de preservar el patrimonio del romancero catalán, se lo cargó para siempre.

A mi me gusta el Conde de Estruch, que no fue tratado por Amades. El conde de Estruch (posiblemente Strüch) es individuo medio legendario pero que sin embargo nos dejó un castillo en Llers, cerca de Figueras. A día de hoy el castillo es una lamentable ruina. A Juan Perucho no se le pasó por alto el conde. El conde de Estruch pudo haber sido el primer conde vampiro, aunque la mayoría de los nobles tienen algo de vampiros o de chupópteros. Hoy les llamarían "élites extractivas".

Luego está el conde de Mataplana, en el cual el cura esquizofrénico Jacinto Verdaguer se inspiró para componer su largo poema sobre el Comte Arnau. Un apellido cuyo prefijo es "mata" lo pone muy fácil. Del conde de Mataplana también se conservan los restos de un castillo. Otra vez las  ruinas. Parece que todo lo catalán sean ruinas, como ese dialecto extinto y latinizado que el grupo Koiné se obstina en imponer a los vivos cuando solo se lo puede imponer a los muertos. La Koiné de los zombis. Lástima que el templo de la Sagrada Familia todavía no esté en ruinas pero no se desesperen: todo llegará.

Las ruina del castillo de Mataplana son unas cuantas piedras sospechosamente bien alineadas cerca de Gombrén, en la comarca del Ripollés. Gombrén es un pueblecito triste, poseído por una niebla contumaz y por varias esteladas raídas por el zarpazo de la niebla, la tristeza, el viento y la codicia.

El conde de Mataplana según Verdaguer (aunque también le dedicó un poema Joan Maragall, el abuelo del aspirante a alcalde secesionista) es un tipo verdaderamente malo y, posiblemente, algo vampiro. Perseguía viudas y monjas y era un auténtico sádico con los débiles.

Sin embargo, pasando los siglos, la saga de los Mataplana desapareció, pero mi hipótesis es se modificaron el apellido para librarse de un pasado tan siniestro. Para mi que el senador Matamala es descendiente del conde pérfido. Pero así como aquel conde pudo haber inspirado un buen film de Jess Franco, nuestro senador solo da para un personaje cómico. Mataplana para Jess Franco, el senador Matamala para secundario de Berlanga.

El conde de Mataplana se exilió en el infierno y el senador Matamala es el exiliado más raro de la historia de los exilios habidos y por haber, ya que su exilio es intermitente y según convenga. Afirma el senador que vive en el palacete de Waterloo porqué en España le persiguen injustamente, pero lo cierto es que no pesa sobre él ninguna orden de detención. Ni, que se sepa, ni una multa de tráfico. Nadie entiende qué pinta en Waterloo y por lo tanto todas las hipótesis son buenas. Así que...

Atrévanse a formular ustedes una nueva hipótesis, quizás acierten. Hay premio, y lo digo de veras: las tres hipótesis más divertidas recibirán de forma completamente gratuita un ejemplar de "Vida subacuática", el primer libro de "La Charca Literaria" (en donde hay un par de relatos de un servidor, entre muchas otras sorpresas y buena literatura breve).





1 comentari:

  1. Estoy convencido de que marchó a Waterloo porque cuando preguntó a Torra ¿qué hay de lo mío?, este le contesto que: "el que quiera peces, que se moje el culo?. Así, si más, tuvo que tomar la opción entre el papeo futuro que le proporcionaría un cargo de confianza con sueldo "Nescafé", o quedarse para "vestir santos" a la llegada del "Mosén", que sabía, por informaciones de sus servicios secretos (allí todo está "pinchado"), se produciría pronto; hoy su nueva vida se compone de semana partida: de lunes a viernes está buscando donde promocionar su empresa gastronómica que se ha quedado a "dos velas", y los fines de semana se cobija en la sala noble del palacete de Waterloó, rememorando sus cargos consejeriles de antaño que tan buenos dividendos le habían reportado; lo fue de de Cultura y Deporte; de Función Pública; de Justicia; de Presupuestos; de Incompatibilades y de Suplicatorios.

    Salut

    ResponElimina