5 de set. 2018

La cláusula Tabarnia

Resultat d'imatges de hoja de platanero

Cuando Québec negociaba uno de sus varios referéndums para la secesión (todos los perdieron), aceptaron una cláusula a petición del negociador canadiense (esos sí negociaron): el acuerdo dice que, en el caso de ganar el si a la independencia, aquellos municipios en donde hubiese ganado el no quedarían bajo jurisdicción canadiense. Que te lo apuntes, Pedro, te lo digo, es una idea. Me saco el sombrero ante la habilidad del negociador canadiense. Al fin y al cabo, si uno cree en la negociación de veras, debe saber que negociar significa, ante todo, ceder.

Esa última afirmación parece una obviedad. Claro. Pero no es una obviedad en Cataluña, rincón del mundo insignificante y en donde los políticos secesionistas confunden la negociación con la imposición. Desde que el postgrado de negociación de la UAB fue a menos, eso no funciona.

La cláusula canadiense, de ser aceptada en España, nos dibujaría el mapa de Tabarnia tras un improbable (que no imposible) referéndum. Las comarcas interiores, las tradicionalistas, rurales y de pasado carlista, se independizarían de España y pasarían a formar parte de la república catalana, con capital provisional en Waterloo, mientras estudian la futura capitalidad: ¿Vic? ¿Torelló? ¿Sant Esteve Sesrovires? Es probable, también, que la designación de la nueva capital se prolongue un poco: los políticos catalanes tardan lo suyo en tomar decisiones y además a ver quién es el guapo que abandona el lindo chalecito de Waterloo para pringar en la masía de un pueblo osononse con vacas por las calles y campanarios tocando al arrebato cada madrugada.

El mapa de la nueva república generaría, en primer lugar, dos éxodos opuestos y simultáneos. De lo cual podría inferirse, por fin, que el Honorable Quim Torra anticipó el futuro cuando mencionó la "emergencia humanitaria" que vive Cataluña. Miles (decenas, centenares de miles) de catalanes que han caído en el lado de la república se instalarían en campamentos ante la frontera con Tabarnia exigiendo su derecho a pasar. Y del mismo modo, algunos catalanes de pura cepa que se han quedado en la parte de la Cataluña española, se agolparían en la nueva frontera para emigrar a la tierra prometida que acaba de nacer. Los sociólogos y los demógrafos se pelearían por hacer estudios, mientras la ONU se rasca el bolsillo para atender a la emergencia, repartir bocatas y tiendas de campaña modelo Two Seconds, marca Decathlon.

El caso de Sant Cugat merecería una atención especial. Esta población, de apariencia secesionista pero inscrita en territorio indudablemente tabarnés, aunque con la segunda renta per cápita más alta de Cataluña, podría ser la semilla de una confusión tremenda. ¿Se trasladarán esos ricos catalanes a una república rural excluída de la Unión Europea? ¿Verán oportunidades de negocio o verán amenazas en esa república? Como soy trabajador y sin patrimonio, no soy capaz de responder a mis preguntas. Dudo que jamás me encuentre ante un dilema como el que van a tener los ricachones secesionistas que viven alrededor del monasterio de San Cucufate.

Ya se que lo de Tabarnia tiene poco recorrido y se ha ido diluyendo, y que quizás solo era una broma, una ocurrencia. Y una ocurrencia que se la han apropiado ciertos sectores que, más allá de la provocación oportuna y divertida, se han escorado demasiado hacia posturas conservadoras del españolismo casposo. Cosa que lamento (y agradeceré mucho a quien me saque de esta mirada). Sea como sea, no ha estado mal lo de Tabarnia. Y, mira tu por donde, tiene sus raíces en Canadá.

Creo que los secesionistas con episodios de lucidez (los hay) comprenderán mi broma.Cuando se trata de romper y rasgar una sociedad, familias, amigos, conocidos, no hay nada bueno en ello. No creo que eso sea bonito. Ni deseable. Hay bromas que son divertidas sin más, pero hay bromas que dan miedo.

Adolf Hitler, en 1933, reunió a los empresarios más relevantes de Alemania en en Reichstag. Les soltó ese discurso sencillo: la inestabilidad política es lo peor. Yo les prometo una solución muy sencilla, que es esta: no habrá inestabilidad política en los próximos 10 años, porqué no habrá más elecciones en cuanto me hayan votado. Algunos de esos empresarios le dieron mucho dinero para su campaña. Los que no le dieron dinero pensaron que Adolf les estaba gastando una broma. Algunos también nos creímos que el cierre de 3 meses del Parlamentito catalán era una broma.

Los que le dieron dinero a Adolf siguen al frente de sus empresas. (Sus hijos, sus nietos, sus bisnietos: usted tiene, en su casa, productos de esas empresas). Adolf se suicidó y sus secuaces terminaron ejecutados, pero la broma les salió muy cara a millones de personas. En la historia, las bromas no me valen. A mi, que soy trabajador y sin patrimonio, solo me vale que los políticos trabajen por la cohesión y la igualdad. Lo demás son bromas. Bromas sin gracia, de mal gusto.

7 comentaris:

  1. Ya hace algo mas de un año que oí hablar del "acta de claridad" en el referéndum canadiense y le eché un vistazo a una traducción de esa ley.

    Creo también, que para que los del partido Quebequés la aceptasen, también jugó bastante la ansiedad por conseguir el referéndum legal y consensuado, ademas de una cierta prepotencia confiada por parte de los separatistas.

    Al final, no se aplicó porque el resultado fue favorable a permanecer dentro de Canadá.

    No creas que lo de Tabarnia es solo una broma. La idea ha tenido bastante éxito en el cinturón metropolitano de Barcelona, y hay quienes la consideran seriamente.

    Habria que ver la cara de póker que pondrían Puigdemont y su corte si el gobierno les propusiese una "acta de claridad" como contrapartida a realizar una consulta legal.

    ¿ Te imaginas una Cataluña independiente sin las zonas con mas rendimiento económico ?. Porque las zonas con mas rendimiento económico coinciden con las áreas con menos presencia de separatistas declarados.

    Una hipotética república no se sostendría solo con el rendimiento de los fuets de Vic, o las frutas de Torreserona.

    Igual "Puchi" y Torra tendrían que rebajarse sensiblemente el sueldo, y llevarse una fiambrera cada dia al despacho con unos tristes macarrones con sofrito.

    Los canadienses nos dieron una hábil lección con todo esto, y lo triste es que nadie en Madrid no sepa o no quiera valorar esta posibilidad.

    ResponSuprimeix
  2. No demos por muerto el tema Tavarnia, aún queda quien se lo toma en serio y vive Dios que la cosa podría llegar a ser endiabladamente complicada:

    https://cat.elpais.com/cat/2018/09/04/catalunya/1536071455_801539.html

    ResponSuprimeix
  3. Pues se me da, que no es lo mismo que "me da lo mismo", que los municipios más poblados que Tarragona, Girona o Lleida, serían proclives quedarse bajo el mandato del gobierno central. Hospitalet, Badalona, Santa Coloma son la demostración.
    Por cierto, suman entre las tres casi 600.000 habitantes, que no es poco.

    Tabarnia es una reacción, formada por reaccionarios, o sea, me cargo a los jacobinos del Terror y vuelvo a los termidorianos. Pero claro, para volver a los termidorianos hay que cargarse a Robespierre, y eso hace nos hace pensar que las reacciones no son buenas, porque son revanchistas.
    No me hace gracia como acabó este elemento, pues lo hizo de la misma forma que a los que mandó ajusticiar, y eso no es bueno, porque es más de lo mismo, la otra cara de la moneda.
    ¿Qué diferencia hay entre que te mande Torra por medio de Puchi y bajo la mirada de Mas auspiciado por Pujol a que te mande Boadella bajo la mirada de la Sanchez Camacho, auspiciado por Casado y bajo la mirada de García Albiol?...A que ninguna.
    Un abrazo

    ResponSuprimeix
  4. Con permiso del autor, Miquel, dices:

    "Tabarnia es una reacción, formada por reaccionarios, o sea, me cargo a los jacobinos del Terror y vuelvo a los termidorianos."

    ¿Tu ves a Boadella (primer Ministro de Tabarnia en el exilio) como un reaccionario o como una persona que busca la igualdad de oportunidades?
    Te lo digo porque recuerdo cuando fue a Burgos con Els Joglars, los abucheos que tuvo que aguantar el pobre hombre por el tema de defender el catalán, abucheos propiciados por una cuadrilla de idiotas de los que en Burgos tampoco andamos escasos, (como ves el amor local no me ciega ante los imbéciles, y es que imbeciles hay en todos los sitios). Y ¿sabes que? lo hizo con una dignidad envidiable y la segunda vez que vino, se acabaron los idiotas, luego ha venido muchas más veces y siempre ha triunfado por méritos propios, cosa que es de alabar, por cierto.

    Yo no veo a Boadella " Boadella bajo la mirada de la Sanchez Camacho, auspiciado por Casado y bajo la mirada de García Albiol", yo más bien le veo haciéndoles una sátira terrible, como debe ser en cualquier cómico que se precie... En mi opinión, por lo menos...

    Un saludo

    ResponSuprimeix
  5. Creo que a las personas, las grandes olvidadas de este tema, hay que darles, más que igualdad, igualdad de oportunidades, respeto y protección a los débiles...
    Pero ahora, y esto va in crescendo, estamos tan ocupados de los "pueblos" que nos olvidamos a las personas..
    Tabarnia existe, como Teruel...
    Un saludo

    ResponSuprimeix
  6. La visión del "producto" difiere según de como estés situado, TEMUJIN.
    Una "cosa" seguirá siendo siempre la misma "cosa", pero no se verá igual si la observas desde perfil que desde perspectiva caballera.

    No me gustan las reacciones, TEMUJIN. No nacen de un acto "de amor", nacen siempre en contraposición a "a". Es, salvando las distancias, un acto de revancha. No lo digo en tono peyorativo, pero no sabría como significarlo de otra manera.

    Tampoco digo que el gobierno de Boadella pudiera ser la cara opuesto al de Torra, pero lo que está claro es que uno ha nacido para actor, Boadella" y no para político, y el otro, Torra, ha nacido para actor político.

    Un abrazo y me alegro de leerte por aquí
    Salut

    ResponSuprimeix