24 de març 2018

Sábado de dolor en el Parlamento regional catalán



"Desconsol" (Aflicción), la escultura ante el edificio del Parlamento regional catalán


Un antiguo obispo catalán, cuyo nombre está presente en el nomenclátor callejero de muchas poblaciones catalanas, tuvo una expresión brillante: "Cataluña será cristiana o no será". Creo que el obispo Torras i Bages llevaba razón. Y para demostrarlo, el sábado 24 de marzo, en vísperas de Semana Santa, el parlamento regional catalán hizo una performance católica de homenaje a sus mártires, a sus santos y a su fe que no mueve montañas.

Seguí la sesión del parlamento por la tele. Mi perplejidad no dejaba de aumentar a medida que avanzaba un acto conceptual y casi incomprensible, ya que la sesión llevaba por título "Segunda parte del debate de investidura de Jordi Turull", pero fue una lectura de poemas lacrimosos por parte de unos, y de un tímido intento de hacer política, por parte de otros. Los unos solo hablan de emociones, de sentimentalismo bastante simplón, básico. Durante el discursillo de Sergi Sabrià (ERC) y del de Joaquim Torra (Junts per Catalunya, el artista antes conocido como Pedecat, y antes como Convergència, y antes como Convergència i Unió, y que se inspira en un artista muy añejo, la Lliga Regionalista de Francesc Cambó) me devanaba los sesos intentando dilucidar qué oscuro poeta amateur de Osona o del Ripollès (tiene que ser de una de esas comarcas brumosas, por fuerza) les habría escrito esos textos. El autor de tales desmanes lacrimógenos debe estar entre esos miles de poetas aficionados y pueblerinos que tanto abundan en este triste país, de los que ganan todos los certámenes de poesía patriótica local, mitad patriotas y mitad beatos -de esa beatitud carlista y cristiana, inquisitorial e intransigente que campa, triunfante, por la Cataluña central.

Hay algo muy decadente en todo ese paisaje cada día más crepuscular, más ensimismado. Cada nuevo evento es otra señal, una más, de la profunda decadencia de la cultura catalana, una celebración apesadumbrada de su ocaso y de su insignificancia. La sesión parlamentaria fue fúnebre, sobreactuada, un teatrillo, una función de la Pasión de Cristo con actores que son diputados (los actores más bien pagados del planeta Tierra).

Como me tragué este extraño entremés católico, me permito decir que, en el sector no-independentista, Inés Arrimadas estuvo medio bien, Miquel Iceta medio bien (aunque algo más propositivo que la anterior) y Xavier Domènech medio mal, en un nuevo intento de ejercer esa equidistancia tan lamentable.

La valoración de la Cup merece párrafo aparte, por supuesto. Su joven portavoz estuvo furiosamente desquiciada, como es su estilo habitual, aunque con grandes aportaciones a la lírica del delirio victimista. Me temo que quizás también acudieron al mismo poeta de la Cataluña profunda, oscura y medio muerta que los otros nacionalistas.

En este acto se ha evidenciado, una vez más, la profunda división que existe entre las dos Cataluñas (una de las dos ha de helarte el corazón), dos Cataluñas paralelas como dos dimensiones ídem, que ni se ven ni se escuchan ni se hablan ni se saludan, que hablan lenguas distintas y responden a poéticas opuestas. Si estos diputados, tan ociosos como bien pagados, quisieran de veras hacer algo útil (y dejar el lastre de los actos tan simbólicos como vacíos y estúpidos) quizás deberían plantearse algo distinto. Buscar otras mayorías, plantearse hacer pedagogía del diálogo en vez de simular que quieren diálogo cuando en realidad el diálogo les importa un comino y no lo practican jamás: ni tan solo saben dialogar ERC y JuntsXCatalunya.

El día en que se sienten a negociar entre ellos habrán hecho algo, por fin. Porqué de nada sirve pedirle diálogo al gobierno de España cuando cuatro diputados regionales son incapaces de dialogar entre ellos. ¿O es que no se dan cuenta de ese ridículo? Hay que pensarlo: abandonar el lirismo sentimental y ponerse a razonar. El lirismo sentimental es pecado, como todo el mundo sabe. Y yo, después de soportar la sesión parlamentaria del 24 de marzo, añadiría: el lirismo sentimental es una mierda.

14 comentaris:

  1. la amargura que lleváis encima los que vivís en un lugar donde no os sentís identificados tiene que ser muy triste y penosa...realmente compadezco vuestra frustración

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por tu comprensión, Anónimo comprensivo. Ya que estamos (casi) en semana santa, te responderé con algo adecuado: la condición humana implica cargar con alguna cruz en nuestras espaldas. Existir ya es, en si mismo, una cruz que cargamos. Yo también compadezco vuestra frustración, la de sentiros víctimas eternas e incapaces de conseguir vuetros objetivos "nacionales".

      Elimina
  2. En la vida hay varias cosas tristes. Unas son imponderables (la pérdida de los padres, por ejemplo); otras pueden componerse. Puede componerse lo de dejar las cartas sin firmar, aunque solo sea poniendo una inicial, la "A", por ejemplo, y así, al hablar de frustración, los lectores que no nos sintiéramos identificados (yo soy otro), podríamos contestar al menos a la inicial "A", y no a un anónimo, que eso si debe de ser frustrante, el de no poner ni nombre ni remite.
    No hay peor arrogancia que la de un converso, porque además es peligrosa, querer borrar el pasado a costa del presente no debe de ser tarea fácil, aunque eso si , y es de agradecer el sentimiento de compasión. Como dice Rosendo en su canción: prometo estarte agradecido.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Miquel, te agradezco mucho tu comentario, como comprenderás. Todos sabemos que el anonimato responde a déficits de algo que no podemos precisar. Le habría dicho al anónimo anterior que en mi trabajo diario mi objetivo es enseñar a hablar, entender y leer la lengua catalana a niños y niñas pobres y extranjeros. La lengua que, por cierto, es mi lengua materna, y por la que siento el amor que se siente por la lengua materna. Me gustaría saber cual es (o cual fué) su profesión pero en realidad me importa un pimiento. Los anónimos no se merecen nada.

      Elimina
    2. Algo si se merecen, LLUIS, en este caso que se publiquen. Que queden al menos en acto de constancia, porque lo que es seguro que no sabrás el nombre, pero queda el IP del remite, y eso, amic, eso nunca está demás.
      Salut

      Elimina
  3. Lluis, yo no soy anónimo... no tengo nada que ocultar. No creo que haya dos Catalunyas, existe el independentismo y todos los demás.Todos los demás son muy diversis, hablan e intentan con mayor o menor éxito dialogar e intercambiar opiniones. El independentismo es impermeable al diálogo, sólo habla en una dirección, si no aceptas sus premisas y su victimismo no tienes ni siquiera la opción de ser escuchado, a no ser que busquen algo para echarte en cara o insultarte,... pero aún a esos a los que dejan hablar no les escuchan de verdad. Les gustan personajes como Fachín, Cotarelo, Talengón...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias por no ser anónima, Pilar. Creo que tienes razón. Los no-independentistas somos muy diversos, pero esta diversidad no le interesa al independentismo, que se permite hablar de "el pueblo catalán" para secuestrarlo en esta frase y simular que es uno solo, cuando son muchos. A mi me sorprende que los indepes reclamen diálogo con el gobierno de España cuando ni ellos mismo saben dialogar entre ellos. Esperemos que esta fase se termine pronto, aunque no soy nada optimista.

      Elimina
  4. PILAR: Con tu permiso y ahondando en el tema; es más que legítimo la idea de independencia ¿quién puede negar a otra persona un tema que le trasciende?, pero lo que no es legítimo es que cuando hablen de la independencia lo hagan en nombre de Catalunya, y de todos los catalanes, como si esta fuera de "su" pertenencia; como si los demás que no votan, o se abstienen, o no creen en ese sistema, no tuvieran el derecho a nacer, vivir, sufrir y morir en esta tierra.
    Y este es el problema, que sólo hablan en su nombre y gobiernan para sus votantes, no lo hacen ni para la mayoría, que no lo son, ni mucho menos para todos, como nos recomendaba Aristóteles.
    Salut, Pilar.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Ahí está el grave problema que tienen nuestros queridos indepes: esa manía con "el poble català" es lo que me subleva. Ese deje nacionalista (nazi) en su discurso, esa incapacidad para reconocer que los suyos no son ni la mitad de la población, ese secuestro de la otra mitad (o de algo más de la mitad).

      Elimina
  5. Decir que no eres independentista es un acto de valentia, ja que a poco te tildan de fascista. Ell@s son catalunya el resto un@s pobres desgraciad@s que no han encontrado su leitmotiv, su república. Seis meses jubilada, profesora de secundaria de una escuela pública(general) que ciu y hereus, han dinamitado en favor de la escuela clasista y confesional. I ara parlen d'escola catalana...pública, laica, coeducativa i de qualitat?

    ResponElimina
    Respostes
    1. En la escuela en donde trabajo somos dos no-independentista declarados, tres o cuatro equidistantes y el resto indepes. Los no-indepes hemos pasado por todas la fases (callarnos, bajar la cabeza, mirar por la ventana, evitar, mordrse la lengua, etc). Ahora nos atrevimos un poco más, pero no mucho. Siempre en voz baja o después del horario, en la calle. Lo que esta gentuza han hecho con la escuela pública es el mayor atentado contra lo público después de lo que han hecho contra la sanidad, pero lo de la escuela tiene otro cariz, no se si más grave o menos. Y luego aparece la plataforma "Som escola", que es la ANC pequeña de la cosa escolar, protestando contra los supuestos atentados del malvado Español que nos quiere derrotar, pero nunca dijeron ni pío de los atentados de Pujol, de Mas, de Puigdemont.

      Elimina
  6. Esa parte segunda no la vi , porque estuve " desconectada del tema" , aunque leyéndote de pone uno claramente al día.

    Besos.
    Buen finde.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias, Amapola. Buena semana santa para ti también.

      Elimina
  7. A anónimo tengo que decirle que vivo en un lugar con el que me identifico plenamente : la Cataluña real. Está habitada por muchas personas para las cuales la república y la independencia son el último de sus problemas.

    -Por delante están la falta de futuro para los jóvenes que salen de una universidad con su flamante licenciatura bajo el brazo.

    -La precariedad laboral de muchos que trabajan y cuyo sueldo no alcanza para llegar a final de mes con dignidad.

    -Los retrasos en la atención sanitaria, que provocan sufrimientos innecesarios, y cuyos recortes llevaron a cabo aquellos que hoy se las dan de patriotas "mártires".

    Podría citar unos cuantos más, y curiosamente, en ellos no existe responsabilidad directa del "malvado" gobierno de Madrid, que tanto denostan, sino de aquellos que han envuelto su incapacidad, su incompetencia y sus robos con una bandera. Porque desde el año dos mil doce, solo existía un objetivo en la agenda de los que nos han gobernado, buscar la independencia para escapar de las penas de cárcel por su latrocinio continuado durante años.

    Todo lo demás, no tenia ninguna importancia para ellos. Y hay que recordar que la principal función de un gobierno, es resolver problemas, no crear otros nuevos.

    Un abrazo.

    ResponElimina