1 febr. 2013

Edipo de madera (ensayo 3)


Un día miré a los ojos de mi padre (yo los tengo de café corto y él los tenía de miel). Vi el cuchillo suspendido en este espacio que nos separaba. Toda la sangre común estaba suspendida e incierta. Los dos mostrábamos ya múltiples heridas, y algunas eran mortales. Pero la sangre no brotaba.

La atracción por la música de David Bowie implica una indudable dosis de homosexualidad, aunque quizás esté reprimida o sublimada. Eso decía mi padre. Y añadió: Me preocupa también que tengas ocupaciones femeninas como lavar la ropa, cocinar o hojear revistas del corazón. Prefiero un hijo facha que un hijo maricón.

Sin embargo, la última conversación que tuve con mi padre trató de temas bélicos. Para él -que había vivido durante la guerra de Europa y que pasó de germanófilo a anglófilo-, esa guerra era un tema apasionante incluso en 2004, mientras agonizaba bajo una metástasis masiva. Se conocía a un montón de generales, batallas y divisiones. Debemos reconocer que el sexto ejército alemán fue heroico.

Cuando estaba postrado en su última cama (en una clínica para enfermos terminales en la calle del Bruch), le conté la lectura recién terminada de Günter Grass, A paso de cangrejo. A través de tres generaciones de una misma familia, participamos de la investigación de un hecho de la Segunda Guerra Mundial: el hundimiento del buque Wilhelm Gustloff en 1945 por un submarino ruso. En la acción murieron un gran número de mujeres y niños que huían del avance soviético. Ninguno de los dos bandos dio publicidad al hecho: los alemanes callaron para no minar la moral de la población y los rusos para no difundir el asesinato de tantas víctimas civiles.

Antes de terminar la novela siguiente (El libro de las ilusiones, Paul Auster), mi padre ya estaba enterrado. Cementerio de Collserola. Leí las úlimas páginas en un tren que me llevaba a Barcelona, donde debía cerrar algunos tratos legales con la empresa municipal de gestiona las tumbas.

A veces le sueño y se me aparece vociferante y airado, tal como había sido muchísimos años atrás, antes de someterse al tratamiento psiquiátrico que le proporcionó la calma. Mientras me desvelo y me calzo las zapatillas para ir a mear, le perdono. Le perdono porque yo también he sido capaz de ser una mala persona, al fin y al cabo.



17 comentaris:

  1. A mi siempe me gusto leer sobre la II Guerra Mundial, de pequeño mi padre compraba una enciclopedia por fasciculos y yo todos los domingos los leía, Panzer, Stukas, Stalingrado, Operacion Overlord, El Dia D, Normandia, Spifire Supermarine, la Batalla de Inglaterra y muchos más se quedaron grabados en mi cabeza. Hay un cierto magnetismo de las personas hacia la guerra, siempre que, claro esta, la leamos en libros o este lejos de nuestras casas. De Bowie me gustan tan solo un par de canciones, sabes que soy muy "macho" para esta música...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es curiosos que las guerras actuales tengan tan poco magnetismo. Posiblemente, vistas de cerca nos muestran la verdadera cara de la guerra.

      Elimina
  2. Quan a F.P ( formacioó profesional per a les clases més humilds ) 2ºn grau ( amb grnas esforços fisics i econòmics) , amb granacert, estodiavem Humanistica i una mica de psicologia , ens va tocar opinar sobre el complexe d´Edipo.
    Jovaig anar més enllà i vaig establir que un cop t´adones de que injustament enfoques un odi cap al pare , llavors es produeix el complexe de subsanar aquest error ( no se quin nom li varem posar a n´aquest fet ) .
    Amb els anys he constatat el que dius , ni el pare fou tan dolent ni jo tant bó . ës més , el super i estic content de compartir la seva bondat.
    La mestra em va donar la raó sobre la conclusió de cpmplexes , el que no em va dir va ser com superar el complexe de culpabilitat.
    ës innata la culpabilitat a l´esser humà o també és apresa ? veim en aquest temps que la manca de vergonya i escrupols la supera amb escreix.

    Salut i complexe de lluita.

    P-d vesteix d´una vegada a la titella i no li facis pasar més cativeris ni fred . ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Edip és un gran personatge d'una gran història, que ha quedat reduït al tema del complex, per culpa de Freud.
      La culpabilitat diria que és cultural, sembla que hi ha cultures que no la contemplen ni la pateixen, tot i que curiosament ha triomfat la cultura de la culpa.

      El titella té un vestit, però n'hi vull fer un altre i li estic buscant un sastre.

      Elimina
    2. Si et serveix de conhort et diré que coneixia la tragèdia d´Edipo Rey i per tant l´origen del nom del complexe. Ja et dic que feià Humanistica i un poc de filosofia hi entrava , grecs inclosos.
      El tema de la culpa desde el punt de vista antropològic m´el podries concretar , de quins pobles i/o cultures parles ?
      I per acabar desig que trobis un bon sastre prest, mentres: manta i cacaolat calent.

      Elimina
    3. https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10200427260620965&set=a.1243759531000.2038513.1139720647&type=1&ref=nf

      Elimina
    4. Segons sembla, els pobles on no hi apareix la culpa ni el pecat són bàsicament els d'Oceania i el Pacífic. A les memòries de Paul Gauguin (Escritos de un salvaje) es descriu això, també.

      La il·lustració (Bansky?) m'ha agradat molt, me la copiaré.

      Elimina
  3. Es probable que la relació entre un pare i un fill sigui de pura convivència. De fet, es curiós com els fills adoptats, fins que no saben de la seva adopció desenvolupen uns lligams que es crean amb el temps. Després està el que el Pare vol del fill. Acceptar un fill gay deu ser més dificil que acceptar un fill fatxa.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Les relacions entre fills i pares i mares són tremendament complicades. Un percentatge molt alt de la literatura i de la psicologia es basa en aquest conflicte. Curiosament, però, els bisbes fan contínues manifestacions a favor de la família ben entesa.

      Elimina
  4. les relacions pare fill són diferents en cadascun dels casos. En el meu cas, com coincidim en que a cap dels dos ens agrada David Bowie ni ens interessa especialment la segona Guerra Mundial, parlem, millor dit,parla ell de la Guerra Espanyola en la que hi va participar, i jo em limito a escoltar.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Les coincidències entre el meu pare i jo eren més aviat escasses, i a més a més ell havia fet la mili i jo no la vaig fer... però en fi, la conversa sobre David Bowie no es va produir mai, perquè ell no sabia qui era Bowie.

      Elimina
  5. Un dels millors apunts. Final lògic i espectacular per real.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies, Galderich. Pensaré perquè creus que aquest és un bon apunt.

      Elimina
  6. Los padres, en general -las madres, menos- repiten invariablemente que desean "lo mejor" para sus hijos. Se refieren, sin duda, a que desean que se cumplan en sus descendientes aquellos sueños que se quedaron suspendidos sobre sus propios anhelos, lejos de cualquier realidad. No suelen preguntar a esos hijos de los que tanto esperan qué consideran ellos lo mejor para sí mismos. Y no preguntan porque intuyen que la respuesta hará pedazos esas volutas de sueños que guardan en el viejo estuche de sus cerebros.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Aunque algunos ya lo habían sospechado e insinuado antes, Freud se dio cuenta de que el infierno es la familia. Supongo que por eso escogió a Edipo como referente: Edipo se pone a investigar un crimen lejano para acabar descubriendo que los implicados son él, su padre y su madre.

      Elimina
  7. Es muy corriente por no decir normal que haya los choques generacionales, y más si las dos partes son de caracter fuerte.Tambien influyen los prerjuicios de cada uno,la educación recibida, etc.No te creas que estos problemas de actitud hacia(?) lo que séa por idología,gustos,credos,etc es de antes...hoy dentro de una aceptación y normalidad aun hay un fuerte complejo de culpa y eso mata porque no deja ver más haya de lo que tú ofuscación te permite.La gente intolerable, agría,implacable,(ojito) es la que más tiene que callar aveces y, los que parecen que no se enteran o viven de una forma poco ortodoxa aveces son gente con una lógica de vida aplastante.Es la puñetera sociedad y los cuatro listos de turno que manipulan a su antojo los sentimientos para lucro propio.Quién es...quién: para mandar dentro de cada uno o que esa forma de ser es la correcta(estoy hablando de sentimientos).Y si los padres con su intolerancia aveces hacen mucho daño, pero porque tienen miedo que nos hagan daño.-Freud era un buen psiquiatra pero era un adipto a las drogas, sí ya se escusaba que era para saber que reacciones se experimentaban...(yo lo dejaría en entre dicho).

    Un saludo LLuis.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La vida de Freud ya ha generado grandes aportaciones a la literatura. Recomiendo especialmente la obra de Victor Tausk para tener una visión especial.

      Elimina