3 des. 2012

María Mercedes se va pa Kamchatka


María Mercedes sale al balcón como cada día entre las doce y la una, que es justo cuando da el sol en los geranios. Comparte con las macetas el calorcito leve del sol en diciembre. Lleva cinco meses en el paro, va para seis. Sólo enciende la calefacción un par de horas, cuando oscurece, para que las sombras sean menos gélidas. En enero ya no la podrá encender porqué los números ya no saldrían. Por eso ha mirado, en el bazar chino, unas estufas que funcionan quemando parafina. Lo malo de la estufa de parafina tienes que llevarla contigo de un lado para el otro del piso, pegada a las piernas. Es una estufa como un perrito con ruedas.

A partir de enero deberá fumar sólo la mitad -o menos, si puede ser- y sólo una cervecita al día. Comerá arroz con lentejas. A no ser que se las pire de este país. Sí, porqué a lo mejor se marcha. La edad le parece un obstáculo para emigrar, pero no es un obstáculo insalvable, porqué más difícil parece agonizar despacio. Hay que hacer los números con la cabeza muy fría. Quizás la calefacción apagada le ayudará a pensar con más lentitud y mejor.

Desde el balcón María Mercedes ve aparecer a unos nuevos vecinos justo ahora, cerca de la una del mediodía. Vienen en fila india, bien peinados, se les ve aseados y dignos en su pobreza. Sonríen, saludan a todo el mundo. ¿De dónde vendrán? Lo pregunta y le responden "Kamchatka". Hasta ahora jamás había oído hablar de ese lugar, no sabía que en el mundo existía una región con este nombre.

La historia de la humanidad no se debe a los que se quedaron quietos, piensa María Mercedes mientras les saluda y se arropa en su chal de lana peluda color turquesa. El hombre que murió en el mismo lugar en donde nació, como un árbol, nunca escribió nada. La madera es triste. Aquéllos que se fueron, como pájaros. Esos sí le interesan. El turista muere un poco en cada viaje. El emigrante nace otra vez.

En este instante el enorme edificio de los juzgados oculta el sol y María Mercedes se mete para adentro mientras piensa. Intenta recordar donde está su vieja maleta, y si tendrá las medidas permitidas por Ryanair.



Cuando el autor del texto sube Ramblas arriba, entre turistas borrachos que buscan paellas congeladas y predigeridas, descubre con estupor oficinas bancarias todavía sin asaltar, quemar y arrasar.

____________
La compañía Kamchàtka, junto a Fadunito y a Adrian Schvarzstein actuaron en la Plaza de la Mercè de Barcelona el domingo día 2 de diciembre, cooperando con la Asamblea de Indiginados/as del barrio. Se trata de reivindicar el uso del espacio público secuestrado -por unas vulgares ordenanzas municipales de tono terrorista. El asfalto, empedrado, adoquinado y alumbrado lo hemos pagado nosotros (usted y yo), contribuyentes netos. Entonces ¿porqué deberíamos pedir permiso para usarlo? Y aún peor: ¿con qué argumentario la autoridad municipal podría denegar el permiso? Es muy sencillo: los derechos no se suplican a la autoridad: se ejercen.

33 comentaris:

  1. Maria de las Mercedes baixa de la cúpula i s'afegeix a qui sigui mentre el Papa de Roma va dient que el bou i la mula no van existir i que els reis d'Orient venien d'Occident (Andalusia)...

    Hi ha massa distància entre el que passa i els qui manen i tots ens plantegem anar amb companyia dels Kamchàtka perquè són més solvents intel·lectualment i el que és més important, humanament. La seva característica indumentària és un cant a la nostra memòria com persones.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La solvència intel·lectual de Kamchàtka és terriblement lúcida i potent. Nosaltres no som com ells, sinó que nosaltres som ells.

      Elimina
  2. Hi ha algun tren per anar a Kamchàtka? o l'hem de construir aquí....

    ResponElimina
  3. Segons penso jo, només cal agafar una maleta i un abric

    ResponElimina
  4. La calle está para vivirla, para reivindicar en ella todo lo que la sociedad siente que le pertenece y le es constantemente escamoteado.

    Lo malo es que somos los mismos que nos pateamos la calle quienes decimos ara toca, ara no toca. Como siempre, divididos. Ha ocurrido y sigue ocurriendo. Creo que hasta que no aprendamos de esos errores, y no veo yo que tengamos la intención de aprender, la cosa seguirá igual de triste, igual de reivindicativa e igual de poco exitosa. Porque yo siempre tengo razón, y tú no... y desde luego no puedo entender cómo no lo ves, con lo claro que es que yo tengo razón... Esta división es culpa nuestra, Lluis, tuya, mía...

    Pero, de todas formas, yo no quiero cansarme nunca de luchar.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Te tengo que dar la razón para decir que no tengo la razón, que eso de las razones es muy raro. Nosotros hemos pagado los adoquines y también los burócratas que deciden si los podemos usar o no. Su sueldo es otro expolio, te quedarías pasmado si supieras qué nómina perciben los burócratas que ponen sellos de "aceptado" o "no aceptado". Si tu fueses director de tu instituto cobrarías menos que uno de ellos.

      Sólo nos queda reivindicar. Luchar. O bien dejarlo todo y pegarle fuego a todo, siempre que sepas que en este "todo" también estás tu.

      Elimina
  5. A veure, ara ho rellegeixo i queda malament, quan dic que "es culpa nuestra, tuya, mía" obviament no t'estic ni m'estic senyalant. És una manera de dir que l'esquerra ha d'assumir els errors i aprendre'n i això només és possible si fem autocrítica tots, començant per mi.

    ResponElimina
    Respostes
    1. NO em sentia assenyalat, i l'autocrítica hauria de començar a casa. Jo no sempre separo correctament les escombraries.

      Elimina
  6. Sempre he pensat que la lluita es als carrers i que ha d´esser intel.ligent .
    Solvència intel.lectual , ni més ni manco ho definiu exactament i aquest n´és l´exemple de com fer les coses amb seny.
    Tenc un abrig del meu pare que em dona moltes bones idees , potser ( segur ) son necesaries més Kamchàfkes.

    Gràcies Lluis per acompartir i cony per a una bombona de butà siet puc ajudar encara.

    salut , alegria, amor humor, coratge, seny i insubmissió !!!

    ResponElimina
    Respostes
    1. La María Mercedes no és jo exactament, tot i que compartim alguns aspectes. Avui he començat una suplència pel departament d'ensenyament al 0,42% de jornada, com a substitut: una mica menys de 400 euros al mes (i menys de 100 a la setmana), a 25 kilòmetres de casa. La benzina és més alta que el salari del govern sobiranista.
      Havia d'haver recordat la meva època d'insubmís, quan em jugava la presó. Suposo que d'aquí a poc el govern em demanarà que voti no sé què.

      Elimina
    2. un amic que ha viatjat ja unes quantes vegades d'un lloc a un altre buscant-se la vida, ara amb maleta però abans sense res, m'explicava content avui que ha trobat casa, una planta baixa, amb terrassa, la millor casa on ha estat aquí a espanya, "una maravilla", me deia. li he preguntat si tenia estufa, i m'ha dit que sí, sí, "¡incluso en el baño hay estufa!", i hem rigut los dos. ara m'hi has fet pensar amb això que dius de l'estufa portàtil.

      també m'ha aconsellat que hauria de viure la vida sense sentir-la com un pes, com una càrrega a l'esquena... que els problemes no va bé viure'ls com un pes, que s'ha de viure i anar fent. no sé per què m'ho ha dit, no li he parlat de problemes, però potser nota que sovint me prenc les coses "massa en sèrio" i que "no cal tant"... :)

      i m'ho diu que ell que ahir no tenia on viure, ni feina, que se'n va anar del seu país i va venir aquí a trobar-ne, que en va trobar fins que se li va acabar, i va tornar a anar-se'n a l'altra punta de la península, a veure si podia fer un curs de pescador perquè allà són gratis i aquí valen un ou, "i mentre a veure si trobo una altra feina"...

      ell sí que s'ho pren tot amb "filosofia"... una filosofia que l'ajuda a viure la vida i a fer-la més... vivible.

      potser a la maría mercedes li interessaria més la vida d'este amic que la de sa mare o la de sa germana, que no han sortit mai del poble on viuen allà a l'àfrica i que estan cuidant la seua filla des de que ell se'n va anar. però també les vides de qui mor allà on va nàixer, com un arbre, són tresors, com la mateixa maría mercedes que cada dia surt al balcó amb los geranis. al final, o des del començament, cada persona som com una maleta.

      bona nit, lluís.

      Elimina
    3. Crec que aquestes són les vides interessants, però totes les vides són interessants perquè expliquen alguna cosa. Totes tenen una narració, i no hi ha judicis per a decidir quina és millor. L'autor del blog és un que es pensa coses que potser no les viu.

      Elimina
  7. m'ha agradat el que has escrit de l'arbre.
    vols dir que es pot no viure el que un pensa?

    ResponElimina
    Respostes
    1. No sé si els arbres pensen, jo diria que sí. Però pensen diferent. I per descomptat, diria jo, podem no viure el que pensem perquè el pensament i la vida no sempre van units. En algun moment de l'evolució es deurien distanciar. Per desgràcia, és clar.

      Elimina
  8. L'autor ha eliminat aquest comentari.

    ResponElimina
  9. Que gente, mira que reivindicar la calle... Como si fuese suya, si tan solo han pagado todo.... Ya no hay ley ni orden, esto es una anarquía
    Ademas Mercedes quiere tener calefacción, como la gente bien...
    No hay más que vicio...


    La historia de la humanidad no se debe a los que se quedaron quietos, esa si que es una frase...
    Un saludo desde el clima tropical de Burgos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Parece que la normativa de usos de la calle se estrenó en el 92, para dar buena imagen a los turistas que venían a ver deportes y a especular un poco. Actualmente se ha endurecido con sanciones, multas, requisamientos, etc. Los vecinos del barrio gótico se quejan de que esa norma impide tocar música a un músico pero permite enormes concentraciones de turistas bebedores y meones.

      Elimina
  10. Kamchatka pot ser origen, pot ser destí. Pot estar fins i tot dins de cadascú de nosaltres. Potser fins i tot aquells que semblen arbres arrelats no ho són. I es desesperen cada matí quan volen agafar la destral per tallar les seves arrels i no ho veuen tan senzill com agafar una maleta i marxar -ni tan difícil al mateix temps-.

    Les arrels em van impedir veure els Kamchatka, tot i que amb les imatges he pogut recordar els sentiments viscuts de ser Kamchatka per un dia. Ara caldria ser-ne sense disfressa.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Les arrels no es perden mai, perquè els arbres sense arrels es moren. Però sí que ens hem de saber trasplantar, sobretot quan la terra es torna erma i ja no ens nodreix ni ens agrada.

      Elimina
  11. Si, es injust que no puguis disposar de la infraestructura publica pagada amb els teus impostos

    ResponElimina
    Respostes
    1. El poder sempre té tics autoritaris, encara que sigui "democràtic".

      Elimina
  12. ¡Hola, Lluís!

    Otra vez hablando del mismo tema que nos hizo cruzarnos: la puta crisis, el desempleo, la necesidad de emigrar. Yo, después de lo último que ha sucedido (creo que lo leíste, lo de mi madre) probablemente cambie de ciudad o de país para este verano. Piensa que vivo en una ciudad de 300.000 habitantes y, quizá ilusamente, pienso que en otra ciudad podría tener más oportunidades que aquí... es lo malo de tenerle un poco de cariño a la propia tierra ¿no?. Aunque moverse, tanto a gran como a pequeña escala, da miedo, mucho miedo. A mí hasta me asustó en su momento dejar la casa familiar y venirme de alquiler con un amigo de infancia, ya que sola nunca habría podido pagar el alquiler, ni siquiera firmarlo, más de la mitad de lo (poco) que gano es en negro, como sabes. Y ahora, como contaba en el blog, con mi hermana de 23 años en mi casa como tercera inquilina. Tenemos edades, los tres (mi amigo tiene 30) como para poder vivir de modo autónomo, pero ya ves... qué te voy a contar que tú no sepas.

    En cuanto a la reivindicación de la calle como un espacio público que es nuestro porque lo hemos pagado, estoy totalmente de acuerdo. Lo pagamos hasta los que, como yo, defraudamos a Hacienda, porque los impuestos nos los suben igual a todos y hay muchos que, como yo, si pagaran el sello de autónomos, se quedarían sin sueldo.

    En fin, qué coraje hablar (y escribir) sobre estas cosas, pero al menos nos tocará acogernos al derecho al pataleo, ya que los demás nos los están quitando ¿no te parece?

    ¡Nos leemos!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Posiblemente estas coincidencias sean lo más "normal", si uno vive con cierta sensibilidad hacia la realidad inmediata. La opción del emigrante puede dar miedo, pero responde a necesidades elementales: ¿tiene sentido quedarse para seguir colaborando de algún modo con este estado tramposo y dañino? Yo siempre había sido partidario de pagar impuestos, declararlo todo y no entrar en la economía sumergida. Sin embargo ahora no lo veo tan claro.
      Y sobre el derecho al pataleo... bueno, creo que ya nos lo están empezando a quitar.
      Nos seguimos leyendo.

      Elimina
  13. Estupenda iniciativa ir viendo la realidad a tiempo real sin tapujos...No nos podemos engañar nos estan machacando.Por estos lares aveces la información viene manipulada:leí el otro día que para entrar al parque Guell tambien habra que pagar...entre 5 y 10 €...

    Y, dentro de poco saldrá un impuesto por reirse en la vía pública sin haber pedido permiso antes...(es que estan desquiciados y fustrados no les cree nadie)

    Un abrazo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Yo diría que hay dos temas: el abuso de tasas municipales, autonómicas, estatales de un lado y del otro el talante autoritario del gobierno. El partido que gobierna en el ayuntamiento de Barcelona (y en Cataluña) es un gobierno neoliberal al que le molesta mucho que la gente use la calle por motivos que no sean ir a trabajar. Artur Mas desprecia sistemáticamente todas las manifestaciones (bueno, todas menos una) y la policía está más presente que nunca.
      Lo del parqu Güell lo he leído ayer, me resulta inconcebible. Cuando yo era niño iba allí a jugar. Ahora ya no podría.

      Elimina
  14. Hay que tener mucho cuidado con la parafina, LLuis, que uno se puede quemar...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Es verdad... ¡hay tantas cosas que queman...!

      Elimina
  15. es un placer leerte como escritor y tambien como comentarista en blogs

    ResponElimina
  16. Le sugeriría a María Mercedes... Pero no, mejor dejo que se pierda la sugerencia entre las teclas, que la cárcel de Zuera está ya muy saturada. ;)
    Genial la perfomance.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo intuir tu sugerencia a María Mercedes.

      Elimina
  17. Has aconseguit que em senti solidari amb María Mercedes, evidentment. I en la mateixa mesura que m'angoixi. Tot i sabent que és cert el que dius, se'm fa molt dur pensar a marxar. No em considero un arbre, sinó més aviat una planta "enredadera", i necessito sentir les arrels.

    Això sí, reivindiquem totes les Kamchatka que hem construït.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Seguament tots tenim una part de vegetal amb arrels i d'ocell que vola. És complicat trobar els equilibris en un dilema tan obert.

      Elimina