21 ag. 2012

Libro de la crueldad


Imagínate que hay un Plan cósmico, concebido por la providencia o por la naturaleza. Imagínate que cada uno de nosotros viene a la vida y al mundo para realizar un acto en concreto. Un solo acto. Y que una vez realizada esta acción que justifica y da sentido a nuestro paso por la vida, todo lo demás no importa, es gratuito, tiempo libre, libertad.

A lo mejor yo pienso que el sentido de mi vida -lo que estaba concebido en el Plan para mi- era desarrollar mi profesión, o quizás escribir cuentos. Pero resulta que era cocinar aquélla paella valenciana que hice el 27 de abril de 2006 para un grupo de antiguos compañeros. Una paella que salió maravillosamente bien, perfecta. Uno podría pensar que el sentido de Francisco de Asís era crear la orden de los franciscanos con sus reglas y oraciones, pero en realidad sólo vino a lacerar su cuerpo, a autolesionarse. Parece que Heinrich Himmler llegó a la vida para exterminar personas, pero en el Plan sólo estaba contemplado que confeccionara su extraordinaria colección de sellos.
¿Cuál es la acción concebida en el Plan para cada uno? ¿Cuál es la mía? ¿Y la tuya? ¿Deberíamos ocuparnos de comprenderla o por lo menos de descubrirla?

¿A qué vino al mundo Georges Bataille? ¿Y María del Valle Ramos?

Lo de Georges Bataille me lo pregunto porqué luego de pasar más de diez años sin oir hablar de él, en sólo una semana me lo he encontrado dos veces. La primera en la novela El escritor de epitafios: el personaje de la Niña gótica lee un poema de Bataille al protagonista, para probar si es cierto que sabe tanto de poesía como para identificar al autor de los versos
Eres el horror de la noche
te amo como se agoniza
eres frágil como la muerte
te amo como se delira
sabes que mi cabeza muere
eres la inmensidad del terror
eres bello como matar
Mi locura y mi miedo
tienen grandes ojos muertos
la fijeza de la fiebre
lo que mira en esos ojos
es la nada del universo
mis ojos son ciegos cielos
en mi impenetrable noche
está gritando lo imposible
todo se desploma.
La segunda, en el prólogo de El libro de la crueldad, de Layla Martínez, LVR ediciones, Madrid 2012.

Sé poco de poesía, pero creo intuir porqué que en el prólogo se nombra a Bataille, porqué hay un eco de él en el poema de la página 25:
No dejéis solos a los niños
o celebrarán rituales
sádicos y crueles.
No los dejéis solos
o arañarán las paredes
con sus pequeños dientecitos
llenos de odio
y se clavarán agujas
en los genitales
y darán de comer insectos
a sus muñecas
y les arrancarán la cabeza.
No dejéis solos a los niños
o jugarán a ser adultos
y les daréis asco
y pena.
Si supiera un poco más de arte o de poesía podría ponerle adjetivos a la lectura, hablar de límites y espejos, de si la crueldad es la forma de amar de los humanos, del abismo, del sueño de la razón y del horror. Incluso podría citar al coronel Kurtz, a la Medea de Pasolini,  Eraserhead de Lynch y algún cuadro de Goya, pero no se.

La pregunta sobre María del Valle Ramos no tiene respuesta, aunque le haya dedicado este breve video.


Conocí casi por casualidad el blog de Layla Martínez, Vida de perras, y le di al botoncito de comprar en la imagen de la portada del libro. Ese tipo de actos, medio instintivos y como soñados, me llevan a imaginar en la posibilidad de una vida llevada los impulsos que no son míos, que responden a algo que no puedo comprender pero que está lleno de sentido. Cuando llegó el paquete, unos días más tarde, me sorprendí y lo abrí con avidez, porqué no me acordaba ya del impulso.

Un rato más tarde leía, como hipnotizado, los relatos entrelazados por poemas. María del Valle, Sarah, Anne, María de los Remedios, y me quedé pensando si yo alguna vez conocí o amé a una de esas mujeres.

Nota: este texto no es ni pretende ser una crítica o un comentario del libro mencionado. Está confeccionado con las imágenes sugeridas durante la lectura.





14 comentaris:

  1. extrañas conexiones mentales con gente a la que conocemos demasiado bien aunque no lo sepamos. A mí también me pasó con tu blog. Muchas, muchas gracias

    ResponElimina
    Respostes
    1. Una de las cosas que nos fascinan del arte es que podemos sentirnos conectados o comprendiendo a personas lejanas en el tiempo o el espacio, y eso nos impulsa a seguir creyendo en él.

      Elimina
  2. no sabem quina és l'acció, l'ùnica acció que hem fet o farem que és important, i diria que no ho sabrem, tot i que possiblement seria una acció petita com la de la paella valenciana, sobretot si no hi vares posar carxofa.

    salut

    ResponElimina
    Respostes
    1. Carxofa mai! Aconseguir la perfecció fent paelles hauria de donar sentit a la vida... Tan de bo alguns que es dediquen a governar-nos es posessin a fer paelles...

      Elimina
  3. Interessant manera de veure això del sentit de la vida... Llegia l'altre dia en un tractat teològic que necessitem la carn, el cos, per donar sentit a la vida. El cos significa espai i temps; sense espai no tenim l'amor, sense el temps no tenim el compromís. Suposo que fer una paella per gent que un estima o aprecia té bastant a veure amb l'amor, i suposo que també amb el compromís.

    A Bataille el conec molt malament, així que no en diré res, perquè acabaria en el tòpic, i una figura com la seva jutjada des del tòpic resulta especialment parcial, no?

    Això de la poesia pel carrer m'ha agradat especialment. I m'ha fet pensar en la possibilitat d'un vídeo aleatori (carrer, ciutat) mentre algú recita un poema que possiblement no té res a veure amb el que s'està veient. O potser sí. Com quan vas pel carrer amb cascos i de repent aquella nena que salta a la corda en un racó del parc o la senyora que ve de la compra amb el carret sembla que sentin la mateixa música que sents tu i decideixin que els seus moviments siguin una rèplica coreogràficament perfecta de la música, saps què vull dir?

    ResponElimina
    Respostes
    1. Crec que t'entenc. Ara fa molts anys, vaig anar a recitar versos en un pont d'autopista, en companyia de poetes que ja no ho són (ja no ho tornaria a fer, però va ser una bona performance).
      Vaig tenir la temptació de llegir mentre caminava i un nen del barri passejava cantant al seu rotllo, tal com més o menys es pot veure. El video que suggereixes queda pendent. Espero no tardar gaire.

      I del Bataille... en fi, tinc un llibre seu que no he acabat mai. El lenguaje de la locura.

      Elimina
  4. Em recorda el Sentit de la Vida dels Monty Pinthon, quan els peixos de la peixera descobreixen que el seu sentit es ser menjats...ehem

    ResponElimina
  5. La idea d'un acte de vida, que no té perquè ser transcendent és molt potent. Tot i que s'assembla al "destí" és més discret, menys grandiloqüent .

    De sobte que adonat que "libertad" rima amb "crueldad". Potser per això la libertat dels mercats actua de forma tan cruel amb els febles.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Les rimes ens poden dur a situacions curioses: democràcia rima amb desgràcia, per exemple.

      Elimina
  6. En el fondo -y hasta en la superficie- los Planes Cósmicos están para ser desbaratados. El devenir humano es un conjunto de aceleraciones, retrocesos y paradas donde crueldad y altruismo se intercalan y la sorpresa y la decepción son las agujas de un reloj inmenso.

    Promete vaivenes para la reflexión el libro al que aludes de Layla.

    Y Bataille... Ah, Bataille, que, como Boris Vian, tanto pierde al ser traducido.

    Salud(os).

    ResponElimina
    Respostes
    1. Creo que tienes razón, y los planes cósmicos son como cualquier proyecto, cstumbre o ley: sólo sirven para desmontarlos.
      Por aquí tengo un librito de Bataille en francés (La littérature et le mal), a ver si lo releo un poco porqué está lleno de buenas ideas malas.

      Elimina
  7. M'hauré de preguntar sobre la meva finalitat existencial. Potser perquè mai m'he plantejat res grandiloqüent ho tindré més fàcil... o no!

    ResponElimina
  8. Estic convençut que no hem vingut a fer res. No hi ha pla. D'aquí que la vida sigui una lluita constant per confeccionar-ne un. La literatura n'és plena, de plans. L'extermini d'humans n'és un altre. Bataille va jugar a donar idees; per això pot resultar tan dur.

    ResponElimina