1 d’abr. 2017

Soñé una Hojaderruta

Resultat d'imatges de full de ruta

A día de hoy (27 de marzo, transcurridos los 18 meses tras los cuales prometieron que Cataluña sería independiente y maravillosa, cuando los diputados de Convergència y Esquerra devolverían sus actas de diputado en el Congreso para regresar a la República Celestial) todo parece un sueño. Un sueño pesadillesco, tanto como esas ensoñaciones grávidas y sudorosas de una siesta veraniega después de comer demasiado y beber mucho vino barato, vaso tras vaso de garrafa del supermercado.

Llevo un lustro escribiendo sobre el asunto del secesionismo catalán y solo puedo pensar que llevo cinco años despertando luego de una siesta horrible. Quizás he perdido cinco años, como un Sísifo minúsculo, catalán, muy fatigado.

A día de hoy uno diría que la "Hoja de ruta unitaria para la secesión catalana" no existió jamás, que es algo así como las novelas imaginarias reseñadas por Jorge Luis Borges para un divertimento intelectual. De repente todo se desvanece, como en las malas películas pergeñadas por malos guionistas, que terminan con el protagonista despertando en una habitación confortable y suspirando: "Menos mal, ¡solo era un sueño!".

Uno diría que si alguien creyó de veras en la Hoja de ruta solo fueron las personas de la CUP, pero quizás más que nada por su tacticismo críptico, esotérico, por su empecinada fe en la posibilidad de asaltar el sistema por el flanco débil, lo que en su lenguaje se formula así: "destruir a la derecha, estresar a la izquierda". Quizás solo ellas creían de veras en algo llamado "Hojaderruta" y que a día de hoy nadie sabe muy bien qué diablos significaba. Uno se pregunta si eso de las CUP es real o es producto de una siesta con mala digestión, cuando el estómago se ve obligado a digerir pedazos de carne quemada (¡malditas barbacoas!) navegando una bañera de tintorro del Penedès de a 2 euros el litro.

El vocablo "hojaderruta" tenía algo muy de Presidentarturmas, de su gusto por emplear expresiones marineras que debió pillar al vuelo mientras charlaba con Pilar Rahola en tiempos pretéritos y felices, entonces cuando los recortes en sanidad y educación públicas, en aquéllas deliciosas tardes de Cadaqués mientras ambos miraban al infinito y soñaban una Cataluña privada -privatizada por doquier- y sorbían la copa de un chardonnay helado recién llegado del norte de Francia -vía Andorra. Presidentmas cuenta algo de un abuelo marinero para explicar sus delirios náuticos, aunque uno sospecha que el ancestro era marinero de fin de semana, de velero por las calas de Menorca antes de fondear en la bahía de Fornells para zamparse una exquisita caldereta de bogavante de esas de chuparse los dedos y carcajearse comentándole a la amiga que la cena vale lo mismo que cobra una cajera del Mercadona a fin de mes.
-Y no sabes lo mejor -ruge el Presidentmas con una pata de bogavante aprisionada en sus mandíbulas de machote ibérico- Y luego va la cajera y me vota y repite conmigo que Cataluña es una nación!
-Tu sí que en saps, collons! -vocifera ella mientras manda una donación de 2.000 euros a los trabucaires d'Olot, vía Paypal y a través de la Fundació Catdem, que desgrava un montón.

A día de hoy, los vestigios ruinosos de la Hojaderruta dicen que todavía los cuenta, cual zombi, el interino Puigdemont en las Américas, pero por lo que se lee solo le escuchan unos trasnochados políticos cubanos anticastristas, amén de otras perlas transoceánicas entre las cuales Chomsky no estaba presente, creo. Uno se pregunta si Puigdemont es de veras alguien de verdad o solo un avatar con un mocho a modo de birrete. Si Puigdemont fuese de verdad, uno se pregunta entonces como es que no destituye a ese zoquete rampante y de mirada tristona llamado Raül Romeva que le organiza unas giras tan lamentables. En Dinamarca les escucharon los nietos de los antiguos nazis daneses (que los hubo y muchos, porqué en Dinamarca hubo un montón de gente fascinada con el discurso de la supremacía aria: la supremacía de los altos y rubios caló hondo en el país de los altos y rubios, claro). En Italia les escucharon los postfascistas de la Lega Norte. Cabe apuntar que todos esos viajes catastróficos del promotor turístico Raulromeva Protoministrodexteriores los pagamos entre todos a escote y sin rechistar.

A día de hoy la Hojaderruta es pura ruina. A día de hoy se descubre que el Presidentmas licitaba obras públicas multimillonarias en la sede (hoy embargada por el juzgado anticorrupción) de Convergència. Presidentmas el corruptor es el mismo que, como Xirinachs el loco, pretendía apropiarse de Gandhi e si non è vero è ben trobato. A día de hoy uno se pregunta por el silencio sepulcral de Oriol Junqueras sobre cuestiones como esa. (El silencio de Junqueras le da cuatro paladas de tierra a la tumba de la Hojaderruta). Incluso con su ciclópea envergadura, Junqueras también se desvanece como las imágenes de los sueños pocos segundos después del desvelo. Creo que Junqueras practica una estrategia similar a la de Rajoy: si callando gano expectativa de votos ¿para qué hablar?. Es posible que a Junqueras le suene de algo el soneto más citado de Neruda y en concreto ese verso tan famoso que empieza: me gustas cuando callas. No lo juraría nadie pero sin embargo uno concluye que Junqueras se gusta así, cuando se calla. En todo patriota hay un Narciso que se contempla en el espejo -en donde antes ha triangulado, al garabato, las fronteras de su patria soñada, pintalabios rojo-cuatro-barras.

A día de hoy no queda casi nada de todo el embrollo. La Hojaderruta se funde como el cubito de hielo en el gintonic de las tres de la mañana pagado con fondos públicos. Como el aire que se va en un suspiro cuando sopla el viento, como el agua del río que se te escurre por entre los dedos cuando intentabas aprehenderla en el cuenco de tus dos manos. A día de hoy se me dibuja una mueca de perplejidad y de estupidez en la cara por haber perdido tanto tiempo, tanta energía proponiendo otras opciones, luchando contra el tribalismo, la inanidad, la maldad terrible implícita en los nacionalismos. A día de hoy me pregunto adonde se fueron esos cinco años intentando argumentar que ni Cataluña es una nación ni tienen sentido las nacionalidades hoy, y procurando demostrar que los nacionalismos solo pretenden ocultar la tragedia de la desigualdad, del abuso, del desastre.

Solo fué un sueño pero no. Fué una pesadilla muy real. Al principio de esos cinco últimos años me planteé qué significaba ser catalán (lo soy por accidente o por dejadez, igual que usted, amable lector que llegó hasta aquí). A día de hoy, y después de cinco años de diatriba inútil escribo en este blog en castellano y llevo muy mal -pero que muy mal: peor- ser catalán: creo que esa condición solo me ha aportado infelicidad y bochorno.

A día de hoy releo el cuento de Cortázar titulado "Apocalipsis en Solentiname".

8 comentaris:

  1. Ya sabe, mi estimado Lluis, que le leo, siempre le leo, aunque a veces en alguno de sus postulados esté en desacuerdo.
    De Mas si que puedo decirle que fue un niño de Pujol, sustituto de otro que hacía sombra (Roca) para la continuidad de la especie de CiU, o sea Oriol.
    Que todo salió mal. Que el exbanquero, exhombre patrio, ex honorable y ex reputado Pujol padre fue, como en el credo, descubierto, y fue crucificado, muerto y sepultado.
    Que quien se puso a dedo (Mas) maniobró de la misma forma con su sucesor (Puigdemont), y que antes de esos 5 años de los que nos habla , NADIE había sido independentista en CiU, primero porque las derechas nunca son independentistas; y porque cuando hay casch, visa, audi, chofer y secretarias, se da por sentado que no es menester pedir no se que por amor al pueblo.
    Yo también soy un nihilista ruso, del 1905, o sea en la traducción más genuina, un desesperanzado, porque se que la única manera que tienen de no salir dirección a la Modelo es, sin duda, montar un gobierno a su medida, tal como hizo Enrique VIII montando una religión donde él sería el patriarca y haría lo que le conviniese, eso si, en el nombre del pueblo.
    Salut

    ResponElimina
  2. Un artículo directo donde más duele. Excelente.

    ResponElimina
  3. Protesto !
    L'escrit és collonut, com tots, Lluís, però a Olot mai hem tingut trabucaires.
    A Olot cardem, I ens en cardem, de tot I tothom, però trabucs...doncs no

    ResponElimina
    Respostes
    1. Pep, gràcies per la puntualització tan oportuna. Vaig referir-me als "trabucaires d'Olot" dut per un impuls, una associació d'idees lliures que després no vaig contrastar, per deixadesa. He d'investigar la qüestió i canviar la frase.

      Elimina
  4. ...I LA D'ELS "UNIONISTES"QUINA ES?... 1939?

    ResponElimina
  5. Doncs mira, a mi no fa gens de vergonya ser catalana, al contrari. En comparació amb el país veí estem molt millor que ells en tot. Si ser català et fa vergonya, què et deu fer ser espanyol? PP i tota la seva corrupció i neofranquisme, autoritarisme disfressat de legalisme, no torturen perque no poden, però si poguessin no dubtis que ho farien. I el PSOE amb bastanta més corrupció a les seves files, cas Eros d'Andalusia, amb molta més quantia que els Millets, tauromàquia, abandonament i maltracte dels animals a dojo, abolició pel TC de totes les lleis progressistes aprovades a Catalunya, etc. Etc. Francament, em fa molta pena la deriva que has fet, i en castellà, perdona, però escrius fatal. De debò que tens vocació de Jiménez-Losantos? Disculpa que no m'identifiqui: només et volia dir la meva opinió, però no tinc cap interès d'encetar ni seguir cap discussió. Torna a la literatura, ho feies molt millor.

    ResponElimina
  6. Enhorabona Lluís Bosch, un escrit boníssim sobre el Fullderuta. Des de la primera lletra fins a l'última. Ja està bé, deixem-nos de romanços i comencem a dir les coses pel seu nom.

    ResponElimina