2 maig 2012

Carta al señor Evo Morales

Señor Evo,

Le escribo en mi propio nombre, aunque me gustaría escribirle en nombre de otros muchos vecinos de la península ibérica. Ante todo, quiero que sepa usted que me alegré de su decisión de nacionalizar la filial de Red Eléctrica española. Tengo varios motivos para alegrarme de su acto legítimo y lógico. El primero de ellos es que las naciones deben autogestionarse, y debería estar prohibido por alguna ley universal apropiarse de los bienes naturales de otras naciones.

Le escribo así, sin mucho protocolo, porqué conozco su biografía y en cierto modo me identifico con usted: soy hijo de una familia muy humilde que nunca tuvo nada, ninguna otra cosa que su trabajo. Me siento orgulloso de eso, y de haber sido capaz de seguir ese modelo de vida. Ante todo, la dignidad. La dignidad de la clase obrera, de cualquier parte del mundo de donde sea. Desde que usted es presidente de Bolivia, mi patria también es Bolivia. Sin importarme lo que pueda argumentar la prensa.

Obtuve el título de maestro de enseñanza primaria, y trabajo como maestro en mi país. No sin dificultades: aunque el número de alumnos por aula aumentan, nuestras autoridades reducen los maestros en nombre de los ajustes y las necesidades presupuestarias del pais. Antes que nada quieren dar satisfacción a los bancos y a los accionistas, los mismos que hoy lamentan que usted haya nacionalizado la empresa eléctrica. Es en este sentido en el que pienso que usted y yo sabemos muy bien cuáles son las verdaderas prioridades y cuáles los verdaderos enemigos del pueblo.

Y como yo, lo saben muchos otros. Somos muchos quiénes no nos dejamos engañar por la propaganda capitalista, tan facilona y tergiversadora. El mundo debe cambiar de forma radical y usted ha dado un paso pequeño pero muy importante. Estoy con usted, me siento orgulloso de usted. Que nació en una casa humilde como la mía y supo plantarles cara a los poderosos seculares. Eso que usted hizo no es fácil, lo sabemos muy bien. Ojalá los políticos que viven a nuestra costa supieran comprender algo de usted. Ojalá comprendieran y aprendieran algo de sus gestos, señor Evo.

Yo, que no soy nadie, le felicito en nombre de los nadies. De los que no tenemos nada, poco más que nuestras palabras. Usted está permitiendo que los nadies empecemos a ser algunos.

Si algún día en su país le faltan maestros, sepa usted que estaría orgulloso de serlo. Para poder estar al lado de los maestros que están ahí, educando a la humanidad que nos llevará al futuro.

Atentamente,

Lluís Bosch

_________________________________
El Presidente Evo Morales es una persona que me ha emocionado siempre. Y digo emocionado en el sentido más sencillo de la palabra: alguien que me pone la piel de gallina. Por más defectos que tenga, Evo Morales es la imagen del presidente que a uno le gustaría tener para su país. Ya nos gustaría aquí, tener por presidente a una persona con coraje, ideas y verbo.

Por su historia, sus orígenes, su forma de tratar eso que llamamos el poder, y que en Europa está tan viciado. En contra de toda la propaganda, Evo Morales es un ejemplo a veces difícil de seguir objetivamente, porqué los medios maltratan los ejemplos de las nuevas democracias latinoamericanas.

La realidad es que en américa latina han surgido formas alternativas a las democracias occidentales mucho más evolucionadas y capaces de transiciones mucho más reales y justas que la española. Evo Morales es un ejemplo a seguir, y aunque parezca algo inalcanzable, no lo es. Es una realidad. La posibilidad de un socialismo justo, original, radical. Evo Morales es sólo un hombre. Pero es la posibilidad de un mundo nuevo.

________________________

El texto ha sido mandado al consulado de Bolivia a través de su página en facebook. La respuesta ha sido ésta:
Gracias Lluis, por tan acertado y alentador comentario, saludos y no deje de escribirnos.

10 comentaris:

  1. Això es el que va començar a fer l'Allende, fins que sel van carregar...
    Evo Morales sembla un polític honrat, però també té oposició, els indigenes no volien que els hi construis una carretera, si no recordo malament...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Aris, esperem que des dels temps d'Allende les coses hagin millorat una mica. És evident que Morales arrisca, però també sap el què es fa.

      Elimina
  2. Una acció arriscada, Lluís, com qualsevol que recolzi un govern i un estat en actiu. Però suposo que a vegades cal prendre riscos, si no s'acaben les il·lusions. En tot cas, et recolzo en l'essència del que dius.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Arrisquen, és cert. Però arrissquen a favor del poble. Quina diferència amb els "nostres", que arrisquen en benefici dels bancs i les empreses privades. A Bolívia han millorat la sanitat i l'accés a l'educació, i es fa un treball de democràcia real i participativa que aquí ni somiem.

      Elimina
  3. És ben cert que per més que la premsa digui missa, alguns veiem en aquests actes una mena de justícia divina. I no, és justícia ben humana. I està al nostre abast.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La premsa s'està cobrint de glòria, i ja s'ho faran: ahir vaig saber que El Mundo acomiada el 30% de la plantilla: seguiran defensant les "mesures" que han defensat fins ara?

      Elimina
  4. Lluis, varios puntos.

    Primero, yo también defiendo la expropiación y todo eso. Siempre he criticado el colonialismo económico, de quien sea sobre quien sea. Cuando Cristina se quedó lo que era suyo, o ahora Evo, oye, nada que objetar, res de res, faltaría más. Creo que España ha de darse cuenta de que los países del cono sur también exigen respeto.

    Segundo, el tema de las mitificaciones personales ya me cuesta un poco más. Yo siempre defendí a Chávez, porque representaba la opción frente al imperialismo. Pero uno que conoce la naturaleza humana hay cosas que no puede entenderlas, francamente. Y tampoco justificar. Me pasó lo mismo con Fidel, que de tanto apoyarlo llegó un día en que me planté: mientras iba gritando mariconsón (¿recuerdas?) colocaba a su hermano en el poder. Unas cosas que a mí ahora ya no me posibilita defenderlo. Y a Chávez cada día menos. Evo lleva menos tiempo, por tanto hay menos aristas a la vista. Recuerdo aquella, la de los gays y la calvicie: recuerdo que mientras le escuchaba, aguantándome la cabeza con las manos de pura vergüenza, iba pensando, no Evo, no, por favor no, que no quiero que todos los mitos políticos se me caigan tan rápido. Hoy por hoy todavía no se ha caído del todo, pero yo ya no mitifico.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Deberíamos evitar la mitificaciones casi por principio, pero a veces ya lo ves... La figura de Morales crece cuando se le compara a nuestros políticos, y eso también es inevitable.
      Por otro lado, a mi también me chocó su opinión sobre alimentación y homosexualidad, y eso ayuda a verlo como un hombre normal, capaz de cometer errores. Pero hay que tener en cuenta que, en Bolivia como en Venezuela, detrás del presidente hay un proyecto amplio y muy poco explicado aquí por nuestra santa prensa de profundización en la democracia real y participativa.

      Elimina
  5. LLuis, Rajoy te va a felicitar por tu prosa. La verdad es que los recursos naturales de los países, la energía y la alimentación debieran ser nacionales. A esto también debieran sumarse las comunicaciones. El hecho que Don Evo Morales haya nacionalizado más de veinte compañías que se vendieron en su día, es un buen ejemplo a nivel mundial, que quizás debiéramos seguir algunos otros países. Pero una cosa es Evo Morales y otra muy diferente Cristina, esta "señora" y su marido compraron terrenos públicos en la Patagonia, (terrenos del pueblo argentino) y en menos de un año multiplicaron su valor por quince ¿curioso no?. Como también resulta curioso que esta mandataria ya este en negociaciones con Chevron para vender lo que ha quitado. De esta forma, quita a un ladrón para poner a otro y el pueblo argentino sigue igual, pero su cuenta corriente no.
    Ahora mismo Rajoy no puede quitar el déficit como hizo el sinvergüenza de Aznar, que vendió todas las empresas publicas rentables, o ¿nadie se acuerda de Argentaría, Repsol o Telefónica?. Rajoy ya no tiene nada que vender y la "magia" del bigotillo no se puede aplicar ahora.
    Evo Morales y la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia también tienen sus cosillas...
    Pero me cae bien la verdad..

    De la de Argentina, personalmente me parece una ladrona y no solo por Repsol sino por otras muchas cosas, sus cuatro principales asesores han multiplicado por cuatro su patrimonio desde que están en el gobierno, algo huele a podrido en Argentina. Conozco a unos cuantos argentinos, de "todo pelo" y la corrupción allí, es norma de uso común.
    Un saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Sobre Argentina te diría que lo veo como tu. Alrededor de la presidenta se ha organizado una penosa oligarquía, y eso lo explica todo. Pero no veo comparable Argentina con Bolivia o Venezuela (o incluso Ecuador).
      Y por cierto, espero no recibir jamás una felicitación de Rajoy, porqué debería replantearme qué hago...

      Elimina